Combinar dos colores en las paredes
Uno de los primeros puntos que tenemos en cuenta cuando nos ponemos manos a la obra con la decoración es la cuestión del color, y es que será una de las primeras decisiones que determinen la personalidad de nuestra estancia.

En este sentido, por lo general se tiende a escoger un par de colores o como máximo tres para conseguir el equilibrio visual de la estancia (aunque pueden ser más en función del estilo o del efecto que quieras crear)… ¿cómo combinarlos en las paredes? A continuación te dejamos las ideas más habituales, así que echa un vistazo y escoge el estilo que más vaya contigo.

Combinar dos colores en las paredes
El tipo de combinación que se ha puesto más de moda en los últimos años es la que contrasta un par de colores intercalándolos en las diversas paredes (dos y dos, tres y una, etc.), pues de este modo se evita abarrotar la estancia con un solo color. Los tonos a combinar en el espacio pueden ser de la misma gama en distintas intensidades o bien colores muy distintos entre ellos, lo que precisamente servirá para destacar los contrastes.

También pueden combinarse dos tonos sobre una misma pared trazando algunos cortes que la dividirán: puedes trazar una frontera horizontal, una diagonal y hasta hacer una especie de zig-zag si te atreves. Eso sí, ten en cuenta que la parte superior siempre deberá ser más clara que la inferior.

Algunas técnicas de pintura también permiten combinar dos tonos que pueden ser de la misma gama o de tonos muy distintos (precisamente para destacarlos): el estucado veneciano, el esponjeado, el trapeado o el gotelé son algunas de ellas.