Combinar estilos decorativos en una misma estancia
Tener un hogar de diseño que rompa con los interiorismos más habituales es una idea atractiva que algunos bien desearíamos para nuestro hogar.

En este sentido, muchos todavía creen erróneamente que romper con lo tradicional consiste en decorar las estancias con el mobiliario y los complementos más modernos: nada más lejos de la realidad, porque con dinero todo el mundo sabe comprar muebles a la última… ¡y esto no significa marcar la diferencia!

¿Nuestra propuesta para conseguirlo? Combinar varios estilos decorativos en una misma estancia.

La idea es fenomenal para romper con los moldes, y es que generalmente al entrar en un hogar esperamos encontrar un estilo definido en lo clásico o en lo contemporáneo, pero jamás con ambos estilos a la vez.

El mejor estilo de base para combinar con otros probablemente sea el contemporáneo, y es que los muebles más modernos se caracterizan por unas líneas simples y rectas que no acostumbran a llamar demasiado la atención en el espacio. Esto servirá para no recargar demasiado la estancia de modo que podamos integrar otros elementos que marquen la diferencia con relativa facilidad: alfombras, lámparas y lamparillas de estilos como el shabby chic, el vintage o el retro, por ejemplo, serán ideales para destacar este contraste en el espacio.

El color también tiene un importante impacto en el resultado final de la decoración, y es que puede servir para conseguir armonizar el espacio aunque destacando a la vez los contrastes mencionados: puedes escoger tonos sencillos como por ejemplo blanco, negro, gris o marrón para la base de la estancia y dar el toque de color gracias a esos elementos clave a los que has decidido dar el protagonismo.