Combinar muebles dispares
He visto esta fotografía y no me he podido resistir a compartirla porque refleja el verdadero espíritu de la decoración creativa y con personalidad. Una estancia totalmente acogedora, moderna y que dice muchísimo de la persona que en ella vive. Un espacio totalmente exclusivo gracias al exquisito gusto que se ha tenido a la hora de combinar muebles dispares. Una imagen que dista mucho de lo convencional en decoración y que me ha dejado completamente enamorada.

En ella podemos observar la gran variedad de diseños, estilos y épocas que se han empleado para crear este ambiente tan único. Una elección que no se repite en ninguno de sus elementos. Nada casa con nada. Las sillas no hacen juego con las mesas, ni las butacas con el sofá, y a su vez nada pertenece al estilo que define el diseño del mueble negro que preside el salón, y sin embargo el resultado final es personal, coqueto y encantador. Muy alejado de lo que de otro modo podría parecer un batiburrillo.

La mesa blanca que podemos ver a la izquierda de la fotografía tiene un punto muy vintage e informal y se ha combinado con las clásicas sillas tapizadas de comedor de las épocas más sobrias. Esta sobriedad y clasicismo chocan de frente al situar de un modo tan cercano la butaca de madera cuyo tapiz es un animal print a modo de pequeñas motas de tigre. Esta pieza se muestra junto a un tresillo de corte muy clásico y tapizado en terciopelo, y sobre el reposan unos originales y coloristas cojines.

Los toques personales vuelven a estar presentes en cada uno de los accesorios decorativos. Jarrones y flores de distintos estilos, cuadros y fotografías que se alejan de lo tradicional, y diversos objetos como máscaras, frascos y vasijas completan una decoración que probablemente esté llena de recuerdos de una persona con un gran gusto y las ideas muy claras.