Comedores vintage en beige y tostado
Después de muchos años en los que los muebles de comedor se relacionaban con estilos muy clásicos, ahora todo parece indicar que esa idea está cambiando gracias a los diseños tan novedosos que aparecen continuamente en catálogos y exposiciones. Estos modelos tan modernos siguen basados en la máxima de mostrar sus 3 piezas básicas: juego de mesa y sillas, vitrina y aparador, pero todos ellos fabricados con aires renovados.

Esa renovación puede venir marcada por diferentes aspectos, que pueden tener que ver con el colorido, los materiales empleados o con el diseño en sí, capaz de incorporar líneas y formas nada convencionales. En el caso de hoy hablaremos de un par de comedores en beige y tostado, unas tonalidades que están de última moda y que se modernizan aún más al verse incorporados a un conjunto que pertenece al más puro estilo vintage, que también es máxima tendencia.

Comedores vintage en beige y tostado
El primero de ellos tiene el beige como protagonista, viéndose el tostado como color de acompañamiento para crear líneas y efectos, destacando así las molduras, cajones, etc. El diseño recuerda a los primeros que hace años empezaban a marcar algún tipo de ondulación, dejando atrás los trazos completamente rectos, fruto de una fabricación basada únicamente en el concepto de funcionalidad. Luego la madera empieza a trabajarse para dar diferentes formas, llegando hasta piezas tan elaboradas y originales como las que podemos encontrar hoy en día.

Así podemos verlo en la segunda fotografía, en la que las formas de onda se ven mucho más marcadas y exageradas por el efecto que crea la madera tallada. En este caso, el juego cromático es inverso al anterior, prima el tostado y el beige aparece como acompañante. Incluso los asientos de las sillas se han tapizado en la gama de los marrones, pero con matices claros para no recargar en exceso el efecto óptico global.