Cómo adaptar el dormitorio para personas mayores o discapacitadas
Hace unas semanas te dimos algunos consejos para adaptar el salón y el baño para personas mayores y discapacitadas y hoy queremos seguir ayudando, en la medida de lo posible, a las personas que por cualquier circunstancia tengan una movilidad reducida.

En esta ocasión vamos a centrarnos en el dormitorio, la estancia más íntima del hogar, donde debemos encontrar la paz y la relajación necesaria para descansar toda la noche y recobrar fuerzas para el día siguiente. En el caso de las personas mayores o discapacitadas, será necesario facilitarles el acceso a la cama, a la luz y conseguir que tengan un cierto grado de independencia. Te contamos cómo conseguirlo a continuación.

Camas

A la hora de decorar un dormitorio para personas mayores o discapacitadas, lo primero que hay que hacer es facilitarles el acceso y la movilidad. Para ello, es recomendable no colocar la cama junto a una pared de la habitación. Por otro lado, se deberá apostar por las camas de media altura, que son las más adecuadas para que puedan levantarse y acostarse sin dificultad.

Cómo adaptar el dormitorio para personas mayores o discapacitadas
Para las personas que sufran un elevado grado de dependencia, son muy aconsejables las camas articuladas, que les permitirán cambiar de posición y evitar la inmovilidad total.

Armarios

En cuanto a los armarios, es preferible que no sean muy altos. En su lugar, instala un mueble de baja altura que permita a las personas con movilidad reducida tener a mano su ropa y sus pertenencias, sin necesidad de depender de otras personas.

Interruptor

Por último, es importante instalar el interruptor de la luz cerca de la cama. También es aconsejable disponer de un teléfono en la mesita de noche por si surgiera alguna urgencia o para no tener que levantarse de la cama si alguien llama por teléfono.