Cómo adaptar el baño para personas mayores o discapacitados
Cuando las personas se hacen mayores es necesario adaptar algunas partes de la casa para evitar accidentes y facilitar la accesibilidad. El otro día nos centramos en el salón, la parte principal del hogar, pero hoy queremos hablar sobre otra zona de la vivienda: el baño.

El cuarto de baño es una de las zonas que requieren una mayor inversión en caso de querer adaptar una casa para mayores o personas con movilidad reducida, especialmente si se tiene bañera. Y es que para evitar caídas y facilitar la accesibilidad es recomendable sustituirla por un plato de ducha, si es posible, a nivel del suelo. Pero este no es el único cambio que se deberá hacer en la estancia. Te contamos las claves de la adaptación del baño a continuación.

La ducha, el inodoro y otros elementos

Además de cambiar la bañera por la ducha, es importante colocar alfombrillas antideslizantes y/o barras asideras dentro de la ducha y el inodoro, teniendo en cuenta que las de plástico son menos resbaladizas que las de acero inoxidable. Además, en tiendas especializadas podrás encontrar sillas de baño, elevadores para el inodoro, duchas especiales y otros elementos que facilitarán el aseo de las personas con movilidad reducida.

Cómo adaptar el baño para personas mayores o discapacitados

Puertas correderas y accesorios a la altura

Por otro lado, es recomendable que la puerta del baño sea corredera o se abra siempre hacia afuera para evitar que, en caso de que el usuario sufra alguna caída, impida el paso a la estancia. También es importante colocar todos los accesorios del baño a una altura no superior a los 120 centímetros del suelo, mientras que el espejo deberá estar a una altura de 100 cm. Y en cuanto a la grifería, es mejor que sea del tipo palanca, presión o algún otro sistema que no necesite girar la muñeca para su funcionamiento.

Estufa eléctrica

Por último, es muy importante que el baño cuente con una estufa eléctrica, especialmente si no se cuenta con calefacción. Lo mejor es encenderla un rato antes de la ducha y desconectarla durante el baño.