Cómo ahorrar en la decoración del hogar
Los tiempos que corren no son especialmente buenos económicamente para las familias, que tienen que controlar cada uno de los gastos para llegar más o menos tranquilos a final de mes.

Sin embargo, cuando llega la hora de decorar o renovar el hogar hay muchos gastos que se hacen inevitables… Lo único que queda en estos momentos es esforzarse y poner empeño en encontrar las soluciones más económicas.

Echa un vistazo a estos trucos y consejos para ahorrar en la decoración del hogar, ¡te irán genial!

Compara precios: Es importantísimo a la hora de ahorrarse dos duros con la decoración, y es que definitivamente no puedes conformarte con lo que te ofrecen en la primera tienda. En este sentido, es básico que te informes acerca de puntos de venta de mobiliario y decoración más económicos, que aproveches los periodos de rebajas y también que visites las ferias y outlets cercanos a tu ciudad para encontrar los mejores precios.

Cómo ahorrar en la decoración del hogar
Aprovecha lo que puedas: Hoy en día decorar un hogar no es sinónimo de tirarlo todo y decorar desde cero. De hecho, una de las últimas modas es hacer uso de algunas piezas antiguas (muebles, teléfonos, lámparas, etc.) para dar un toque glamouroso a las estancias de una forma muy económica.

Recicla antiguas piezas: Si se te dan bien las manualidades estás de suerte, porque el reciclaje de antiguos productos en nuevas piezas es una de las formas más económicas, divertidas y decorativas para el hogar; no solamente no gastas dinero, sino que además decorarás las piezas a tu gusto. Puedes hacerlo con muebles, antiguas cajitas, espejos y hasta con diferentes remaches de tela que puedes convertir en una preciosa obra de patchwork.

Decoración económica: Puede que hubieses pensado en algunos recubrimientos determinados para tus paredes o suelo, en algunos ornamentos que te encantan o en textiles que has visto en las mejores revistas de decoración… Mantén los pies en el suelo, porque más vale decorar con personalidad y en la medida de tus posibilidades que esforzarse en ‘simular’ algo que no es real: Sustituye cuadros por vinilos, los espejos de grandes molduras por otros más sencillos, el parquet por los suelos vinílicos o las paredes con lujosos o novedosos recubrimientos por otras pintadas en colores y formas originales (¡la pintura es lo más económico!).