Cómo aislar tu hogar
Las temperaturas exteriores y el ruido de la gran ciudad son algunas de las mayores molestias que puedes sufrir en tu hogar y, sin embargo, son cuestiones que fácilmente podrías evitar si supieras cómo aislarlo de forma correcta.

De hecho, lo ideal es hacer que tu hogar se convierta en tu propio refugio del mundo exterior dotándolo de todos los elementos posibles para hacer de él el lugar más confortable para ti.

A continuación te dejamos algunas de las distintas opciones posibles para aislar térmica y acústicamente tu hogar, ¡no te las pierdas!

– Doble cristal: Las ventanas son el foco por el que nuestros hogares pierden gran parte del calor y por el que entran precisamente las temperaturas exteriores, por lo que dotarlas de un doble cristal puede reducir en la mitad nuestras necesidades de calefacción.

– Material en las ventanas: Algunos materiales como el hierro o el aluminio no ayudan precisamente a aislar el interior de las temperaturas exteriores, y es que tienen una alta capacidad para conducir el calor o el frío al interior de tu hogar.

Si tus ventanas son de madera puedes colocar burletes de espuma para evitar que entre el frío, aunque lo mejor es apostar por ventanas con la denominada ‘rotura de puente térmico’ que contienen material aislante entre la parte interna y la externa.

– Orientación del hogar: Esto no es algo que puedas modificar una vez tengas tu vivienda pero sí que es algo a lo que cada vez se da más importancia, y es que se refiere a la arquitectura que aprovecha su orientación para conseguir más energía solar y potencia el uso de materiales de excelente calidad térmica.

– Paredes insonorizadas: Los materiales más habituales para conseguirlas son los ladrillos huecos, la lana mineral, el estuco sintético, los compactos de hormigón, la lona plástica o el corcho, entre otros.