Cómo ampliar visualmente los espacios
Hemos visto en varias ocasiones cómo la organización de los espacios puede ser de gran utilidad para conseguir que nuestras habitaciones sean más espaciosas físicamente. No obstante, ampliar una estancia no consiste solamente en ganar más metros reales sino también un mayor espacio a la vista.

Así, existen algunas formas y materiales que por sus características hacen que las estancias parezcan más amplias, a pesar de que en realidad tienen los mismos metros.

Aunque lo hemos dicho ya mil y una veces, la pintura de las paredes es el punto de partida básico para ampliar o reducir un espacio. En este caso desde luego debes optar por los claros y brillantes como el blanco, el beige o los tonos arena, por ejemplo, y nunca los colores oscuros.

Cómo ampliar visualmente los espacios
Además, los revestimientos brillantes para suelos y paredes son perfectos para que se refleje la luz y el resto de objetos, con lo que las superficies se ven hasta dos veces más grandes. La porcelana, la madera clara o el mármol son materiales idóneos para conseguirlo.

Igual de luminosos deben ser los textiles de las estancias, siempre claros y brillantes. Las telas 100% blancas en tapicerías, ropa de cama, cortinas o alfombras, por ejemplo, no solamente acogen la luz sino que además hacen un efecto reflectante como el de la nieve.

Uno de los elementos indispensables para ampliar estos espacios es el espejo, que deberemos ubicar cerca de una ventana para propagar mejor la luz por la estancia o enfrentado a aquel lugar que más interese reflejar para conseguir una mayor profundidad en el espacio.

Si la pequeña estancia tiene anexo un pequeño balcón o terraza lo mejor que puedes hacer es cubrirla para ampliar el espacio disponible, y es que merece la pena sacrificar esta zona siempre que sea para sentirnos más a gusto dentro del hogar.