Cómo aportar color al dormitorio con la ropa de cama
Hay muchas formas de aportar color y estilo a un dormitorio, pero siempre tendrán que ver con el color y con las combinaciones que hagas con ellos. Pero una forma estupenda y muy económica de aportar color a tu dormitorio y que además mucha personalidad es escogiendo una buena y colorida ropa de cama ¡marcarás una gran diferencia! La cama es el lugar perfecto para empezar a decorar, es el punto focal ideal y es en ella donde más nos tenemos que fijar.

Lo más habitual es escoger para la cama colores neutrales como el beige o el blanco y dejamos de lado otros colores que también podrían aportarnos muchos beneficios así como mucho estilo a la estancia. Hoy en día podrás encontrar muchas tiendas que tendrán para ofrecerte gran cantidad de ropas de cama estupendas para aportar estilo a tu dormitorio, así podrás incorporar color a tu dormitorio de forma sutil pero también audaz, pudiendo dar una buena decoración al dormitorio.

Colores sólidos

Una forma muy sencilla de incorporar color a la estancia con la ropa de cama y de no fallar, es escoger un color sólido y utilizarlo como color importante de la decoración. El color sólido de la colcha aportará gran personalidad, colores que me encantan son el turquesa o el azul eléctrico, porque aportan fuerza a la estancia pero al mismo tiempo te hace sentir acogido y protegido.

Cómo aportar color al dormitorio con la ropa de cama

Estampados de colores

Los estampados de colores son una forma estupenda de aportar color a la estancia pero sin que sea algo tan rígido. La mejor forma es encontrar una colcha que tenga un fondo blanco con estampados de colores. ¿Qué te parecería una colcha llena de grandes flores con colores vibrantes? Sin duda atraería gran vitalidad a la estancia haciéndote sentir que es primavera en cualquier día del año.

Pero por supuesto, el estampado de colores puedes escogerlo como prefieras, lo que importa es que te guste y que combine bien con la decoración actual de tu dormitorio.

Un pequeño toque de color

Si no quieres aportar demasiado color puedes hacerlo de una forma muy discreta. Por ejemplo puedes escoger una colcha de cama o una funda nórdica del mismo color que el que tengas como dominante en tu dormitorio y que ésta ropa de cama tenga detalles coloridos pero sin que llamen la atención demasiado. Es una forma de crear un ambiente alegre pero sin necesidad de incorporar colores demasiado vibrantes.