Cómo aromatizar el hogar
El hogar debe entrar bien no sólo por los ojos sino también por la nariz, por lo que es importantísimo que encontremos un aroma perfecto que nos haga sentir a gusto en él.

Existen diferentes formas de aromatizar el hogar, clasificadas generalmente en dos grupos: los naturales y los artificiales.

Cómo aromatizar el hogar
Los naturales son el recurso más tradicional, utilizado en muchos hogares desde hace cientos de años gracias a su rico aroma no tratado y a la facilidad para conseguirlo: Puedes colocar en un jarrón o recipiente bonito algunas astillas de canela, ramas de romero o algunas hojas de flores y plantas aromáticas secas. Las pieles de naranjas y limones son también muy útiles para aromatizar el hogar, ya sea metiéndolas en pequeñas bolsitas combinadas con algún otro aroma natural o dejándolas quemar en la chimenea para llenar tu sala con su delicioso olor.

En cuanto a los sistemas artificiales, poco queda por inventar; puedes comprar un recipiente para quemar un aceite fragante, quemar incienso, encender velas aromáticas o comprar alguno de los modernos aparatos automáticos que hay en el mercado.

Los automáticos son los más utilizados en los hogares modernos: existe un modelo que enchufado a la corriente desprende un agradable olor cada cierto tiempo, unos aparatos programables bastante más grandes que desprenden la fragancia en spray (cuando tú mismo aprietas, cuando detecta movimiento o cada tantos minutos como desees) y otros más pequeños que puedes colocar en la pared y presionar cuando quieras.

Sin duda, lo mejor de los aromas artificiales es que tendrás una amplia gama de esencias entre las que escoger: vainilla, jazmín, rosa… ¡Sólo tú puedes decidir cuál va más con tu hogar!

Por desgracia los precios, las prisas y la funcionalidad que buscamos a todo hace muy difícil que nuestra casa pueda estar perfumada por flores naturales. Si te animas, puede ser una gran idea informarte acerca de las mejores plantas aromáticas para tu hogar y colocar algunas en el interior y en el exterior de la casa.