Cómo cambiar de color los muebles
Solo cambiando los muebles de color podrás transformar el aspecto de tu vivienda. Un ejemplo más de que en tiempos de crisis no hay que renunciar a un cambio en la decoración del hogar.

A la hora de pintar tus muebles podrás escoger entre un montón de opciones: estarcido, craquelado, envejecido… Además, es muy buena idea que te decantes por el color blanco, que quedará genial en todo tipo de ambientes: vintage, modernos, minimalistas… Eso sí, a la hora de cambiar tus muebles de color deberás tener diferentes aspectos en cuenta. ¡Te damos las claves a continuación!

Preparar la superficie

Lo primero que tendrás que hacer para cambiar un mueble de color es preparar su superficie. Así, tendrás que lijar con una lija semi-fina todos los planos y molduras que tenga. Es importante hacerlo a favor de la veta de la madera eliminando la rebaba, el sobrante y las asperezas. Tras quitarle el polvo con una brocha, deberás limpiar el mueble completamente y culminar con un paño humedecido en aguarrás. Si hay imperfecciones, deberás taparlas con cualquier masilla para maderas.

Cómo cambiar de color los muebles

Cómo aplicar el material

A continuación, deberás dar una mano de base para que la pintura cubra mejor la superficie y tenga un mejor terminado. Es importante utilizar siempre una pintura base del mismo tipo que la pintura regular, ya sea sintética o plástica.

Cuando la pintura se haya secado (generalmente en unas dos horas), deberás aplicar dos capas de pintura con una brocha o un rodillo diferente. Es recomendable que utilices poca pintura en cada capa. Y si quieres prevenir las burbujas, tendrás que pintar lento y dejar que la pintura se seque completamente entre capas. Antes de aplicar la segunda capa, deberás lijar suavemente donde sea necesario.

Cómo cambiar de color los muebles

Poliuretano

Por último, te recomendamos que añadas unas capas de poliuretano, lo que ayudará a que tu mueble tenga más protección y que la pintura dure más tiempo.