Cómo colocar baldas o estantes
Las baldas o estantes para la pared son esos prácticos y ligeros elementos del mobiliario habitualmente utilizados con fines decorativos o prácticos como solución a la falta de espacios de almacenamiento.

Ya habíamos visto en alguna ocasión anterior los distintos materiales, estilos y posibilidades estéticas de estas ‘planchas’ horizontales y hoy nos gustaría darte a conocer el fácil proceso de colocación del que un día te hablamos.

Presta atención a la guía paso a paso que te traemos, ¡pronto estarás preparado para colocar tantas como quieras en tu hogar!

1. Hazte con todas las herramientas necesarias para no tener que perder el tiempo más adelante: Generalmente necesitarás soportes y sistemas de fijación, tacos, taladradora y brocas, niveles, destornilladores y tornillos y un lápiz o un punzón.

2. Escoge la altura del estante y marca con el lápiz (o punzón) solamente uno de los puntos donde taladrarás.

3. Si estás seguro, taladra este primer agujero para utilizarlo como referencia.

4. Debes calcular que la balda quede perfectamente nivelada y recta, por lo que a partir del primer agujero deberás asegurarte del nivel para el resto de taladros. Para ello apoya la balda sobre el primer soporte colocado y sobre el que todavía no has atornillado y haz uso del nivel para comprobar que están al mismo nivel en vertical (exactamente a la misma altura de la pared).

5. Una vez hayas colocado los dos soportes en la pared toma la base de madera, plástico o metal y atorníllala a los mismos.

Como ves es un proceso sencillo y bastante rápido de llevar a cabo, pero no tener suficiente paciencia puede hacer que los resultados sean peor de lo esperado.

¿Nuestro consejo? Dedica el tiempo que sea necesario a asegurarte de que los soportes están perfectamente nivelados.