Cómo conseguir el estilo retro
¿Sabes que lo retro está de moda? Lo habrás notado en la publicidad, en la ropa, en las gafas, en los coches… Como no podía ser de otra manera, en el mundo del interiorismo está aún más en auge y puede verse tanto en muebles como en complementos decorativos (objetos de vidrio, alfombra, elementos textiles…).

El estilo retro está inspirado en los años 50, 60 y 70 y como resultado produce una interesante combinación entre lo nuevo y lo viejo. Si quieres darle un aire nuevo a alguna estancia de tu hogar creando un entorno retro adaptado a los tiempos contemporáneos, toma nota a lo que vamos a contarte a continuación.

Cómo conseguir el estilo retro
Cómo este estilo se inspira en diseño de 20 años diferentes, se pueden encontrar diferentes colores, texturas y materiales para lograr una decoración retro. La pana, los tejidos sintéticos y las formas geométricas, los círculos y los rectángulos en colores chillones son básicos de la decoración retro. Podrás utilizarlos en esmaltados, tapizados, alfombras y en empapelados. También debes saber que las combinaciones marrón-marfil, ocres-pasteles y turquesas-fucsia en estampados psicodélicos son ideales para conseguir este estilo. También el rojo y el negro combinados con el blanco son comúnmente utilizados.

Cómo conseguir el estilo retro
Otra de las características del estilo retro son los muebles, entre los que destacan los pufs, las mesas redondas, los sofás con estampados llamativos y las sillas de plástico y de estilo futurista. Además, es muy habitual la utilización de algunos complementos, como los objetos de vidrio o de cristal, las alfombras de pelo largo, las moquetas estampadas y las lámparas llamativas.

Como los años 50 y 60 se caracterizaron por aparatos de bordes redondos, intenta que los tuyos también lo sean. Además, el cromo es uno de los materiales por excelencia para conseguir el estilo retro. Intenta que esté presente en neveras, mesadas y sillas.