Cómo conseguir que la casa esté siempre limpia
¿Te dan envidia las casas de tus amigos y amigas porque siempre están impecables? A veces cuando se visita la casa de algún conocido o familiar parece que tengan permanentemente una señora de la limpieza limpiándoles todo el hogar de forma constante por todo lo limpio que está y por la frescura que desprende, ¿cómo será posible? Seguramente te compararás con esas personas y pensarás en tu casa y en cómo la tienes de desordenada. Y es que con trabajo, con niños y con el poco tiempo del que se dispone parece misión imposible.

Pero no te desanimes porque no es necesario tener una señora de la limpieza todo el día metida en casa, ni tampoco hace falta que llames al genio de la lámpara para que te deje la casa reluciente, el secreto está en la organización y el trabajo en equipo. Empieza preguntándote: ¿Qué espacio de la casa me cuesta mantener más limpio? ¿Cuáles están siempre desordenados? ¿De cuánto tiempo dispongo / disponemos para limpiar la casa?

¿Limpieza diaria o profunda?

Con una limpieza profunda tendrás tu casa como los chorros del oro pero también acabarás con un agotamiento considerable y más si tienes una casa grande y niños que desordenan al mismo tiempo que tú ordenas. Esta opción vale la pena pero te aconsejo que la realices cada seis meses como máximo. En las limpiezas profundas se organizan armarios, cajones, se lavan las cortinas y textiles, se arregla la nevera, se limpian los electrodomésticos por dentro, se desinfecta cada rincón, etc.

Cómo conseguir que la casa esté siempre limpia
Si tu casa se mantendrá limpia e higiénica con la limpieza profunda, con la limpieza diaria sólo deberás preocuparte de mantener limpio aquello que utilizas de forma diaria como lavar los platos, barrer, fregar los suelos, hacer las camas, poner lavadoras, doblar la ropa y ordenarla en el armario…trata sobre todo de evitar que la suciedad se acumule.

Organización

La clave está en la organización porque si no todo quedará acumulado. Si tienes demasiadas cosas que no necesitas no dudes en vender o regalar. Utiliza sistemas de almacenaje y organización para que sepas dónde tienes cada cosa.

Además si vives sin compañía tendrás que ocuparte tú de las faenas domésticas, pero también se ensuciará menos, en cambio si tienes pareja o convives con más personas asegúrate que cada uno cumple la parte que le corresponde. Para que nadie “se duerma en los laureles” asignad tareas y si es necesario haced un cuadro / horario para que a nadie se le olvide lo que debe hacer cada día.