Cómo conseguir un dormitorio más cálido y acogedor
Dormir bien y tener unos hábitos de sueño son factores imprescindibles para el buen desarrollo intelectual y físico de los más pequeños de la casa y para la productividad y prevención de enfermedades en los adultos. Por tanto, como puedes imaginar, debemos prestar mucha atención a la habitación donde dormimos, es decir, el dormitorio.

Además de disponer de una cama cómoda y de calidad, es importante crear una atmósfera acogedora que invite al descanso, siempre escogiendo todo aquello que te haga sentir más a gusto. A continuación vamos a darte unas ideas para que lo consigas. ¿Estás preparado?

Cómo conseguir un dormitorio más cálido y acogedor

Iluminación

En primer lugar, te aconsejamos que potencies la luz natural, situando la cama en perpendicular a la entrada de luz, También es aconsejable que escojas tonos de gama cálida para la iluminación artificial. Lo importante es que ésta sea tenue y que invite al descanso. Lo más recomendable es iluminar el dormitorio pensando en las necesidades de cada zona y evitar una única luz central.

Colores

Como sabes, el color no solo influye en la decoración, sino que también tiene mucho que ver con el estado de ánimo. Los tonos neutros o los colores suaves de colores fríos son los más recomendables para potenciar el descanso.

Materiales

Los materiales naturales y los tonos cálidos son siempre una apuesta segura para el dormitorio. Sobre todo, procura tener una pisada agradable: la mejor opción es optar por el suelo de madera. Además, deberás tener en cuenta un buen asilamiento.

Cómo conseguir un dormitorio más cálido y acogedor

Textiles

Las telas naturales son ideales para vestir las ventanas, mientras que las alfombras aportarán calidez y una nota decorativa a tu dormitorio. En cuanto a la ropa de cama, te aconsejamos una base neutra que sirva de fondo y de nexo entre tapizados y textiles.