Cómo conseguir una casa más sana
Del mismo modo que la mayoría hacemos con nuestra salud, lo mínimo que deberías hacer por tu hogar es tomar una serie de hábitos que le permitan convertirse en un espacio más sano y natural: esto no solamente beneficiará a su imagen de cara al exterior sino que además permitirá que quienes vivimos en ella lo hagamos en mejores condiciones y más a gusto.

Pero, ¿de qué manera podemos conseguir que nuestra casa sea un lugar más saludable? A continuación te dejamos algunos consejos, así que toma nota y comienza a adaptarlos a tu hogar.

– Luz natural: Mantén tus cortinas corridas y tus persianas subidas, porque permitir la entrada de la luz del sol en el hogar de modo directo no solamente hará tus espacios más amplios y vistosos sino que además colaborará con una acción bactericida y desinfectante de los mismos. Además, dejar entrar la luz natural ayudará a acumular calor en tu hogar durante el día (con la ventana cerrada, evidentemente) y permitirá que no tengas que hacer un uso tan abusivo de los aparatos de calefacción.

Cómo conseguir una casa más sana
– Ventilación: Además de mantener ventilado el hogar abriendo puertas y ventanas también debes tener la cuestión de los materiales que utilizas, y es que será preferible decantarse por aquellos que tengan los poros abiertos y no utilicen pinturas plásticas.

– Ahorro energético: Puedes ahorrar energía y también algunos euros en tus facturas tomando buenos hábitos que ayuden a reducir el consumo de la misma. Controlar el uso de los electrodomésticos, moderar la cantidad de luces en el hogar o regular el uso de los aparatos de frío y calor son algunas de las cosas que debemos hacer para comenzar a llevar una vida más responsable con el medio ambiente.

– Plantas: Además de crear espacios más verdes y naturales a nivel decorativo, está científicamente comprobado que las plantas son excelentes purificadores del ambiente.