Cómo conseguir una cocina de diseño
A pesar de que muchos nos descartamos como grandes fans de la cocina, lo cierto es que la mayoría de nosotros hemos admirado con gozo una de esas increíbles cocinas de diseño que vemos en los escaparates de las tiendas, en los catálogos o en las revistas de interiorismos.

Lejos de lo que pensamos, conseguir una elegantísima cocina de este estilo no es algo que solamente esté al alcance de unos pocos ricachones afortunados puesto que de hecho cualquiera con un poco de idea en decoración y tendencias sería capaz de diseñar la suya propia.

Cuando hablamos del concepto ‘diseño’ a menudo lo hacemos pensando en esos estilos más modernos que siguen las líneas más contemporáneas, por lo que para montar tu cocina deberás tener en cuenta muchos factores como por ejemplo los colores de tendencia, los materiales a la última o el estilo del mobiliario.

Cómo conseguir una cocina de diseño
A día de hoy existen muchas tendencias distintas, desde las que continúan con la tradición de los muebles de madera en tonos naturales con versiones renovadas hasta las que prefieren el brillo y la elegancia de los modernísimos muebles lacados. En este último caso en concreto, los colores más utilizados son el blanco y el negro (o ambos a la vez) combinados con algún otro tono más llamativos como el rojo, el violeta, el fucsia, el naranja o el verde pistacho, que ayudarán a dar un poco de vida y color a la estancia.

Este tono secundario que escojamos será el encargado de dar la nota de color también gracias a todos los complementos y textiles, entre otras cosas.

Por otra parte, una buena cocina de diseño merece una campana extractora a la altura de las exigencias… ¡Cada vez hay más modelos y más originales!

Sin embargo, más allá de las tendencias debes aprender algunas reglas de oro que de no ser cumplidas probablemente arruinarían tu decoración: olvídate de los electrodomésticos en blanco (el acero es la tendencia), de los grandes fluorescentes para iluminar la cocina y por supuesto mantén siempre un perfecto orden y limpieza en el espacio.

A continuación te dejamos algunos buenos ejemplos: