Cómo conseguir una decoración acogedora
Relajante, familiar y acogedor: estas son las tres características clave con las que a la mayoría nos gustaría poder describir nuestro hogar y, sin embargo, a veces lo encontramos demasiado frío y poco cercano a nosotros mismos que de hecho somos quienes hemos pensado en cada uno de los detalles de su decoración.

Si te encuentras en pleno proceso decorativo o si sencillamente quieres remendar los pequeños errores que cometiste atiende a lo que te contamos, porque no solamente notarás el cambio a nivel visual sino que también lo sentirás.

Estas son algunas de las ideas que se nos ocurren para conseguir una decoración más acogedora:

– Materiales: El acero, el cristal y otros materiales de estilo moderno dan una imagen fría que para nada nos hace sentir resguardados. La madera, el mimbre o la forja, sin embargo, nos recuerdan a esos confortables y cálidos hogares de toda la vida que nos hacen sentir más protegidos.

Cómo conseguir una decoración acogedora
– Color: Teniendo en cuenta que cuanto más relajante sea el espacio también resultará más acogedor, te recomendamos evitar los colores estridentes para la decoración y apostar por los tonos naturales, cálidos y quizá también otros de la naturaleza como pueden ser el verde o el azul (en versiones moderadas).

– Luz: Debes olvidarte de esas luces blancas de oficina que a pesar de aportar más claridad al espacio restan intimidad y crean ambientes más fríos. Las luces algo tenues servirán para dar un aire más cálido a la estancia.

– Paredes: Los muros de piedra dan un aspecto rústico al espacio que inexplicablemente nos produce una sensación de relax y desconexión. A nuestro gusto, son especialmente recomendables para alguna de las paredes del salón, para las columnas de las chimeneas y muy especialmente para el cabecero de la cama.

– Textiles: Los cojines, las mantas, los edredones y otros elementos textiles ayudan a preparar las estancias como un espacio para el bienestar que nos complace tanto a nivel visual como físico (¡las mantitas van realmente bien en invierno!)

– Climatización: Prepara tu hogar con todos los equipamientos necesarios para hacer que la sientas como el lugar del mundo en el que más te apetece estar. Para hacerlo más acogedor es fundamental que cuente con aparatos de aire acondicionado o calefactores.

Como diría la protagonista de ‘El Mago de Oz’… ¡Se está mejor en casa que en ningún sitio!