Cómo convertir tu casa en un loft
Hoy en día son muchos los enamorados de la distribución y las características de los lofts, una gran superficie sin divisiones, con mucha luz y estilo industrial. A pesar de ser pequeños, aprovechan el espacio de una manera increíble. Por eso, cada vez es más creciente la tendencia de convertir los hogares en este tipo de viviendas, eso sí, con la ayuda de profesionales.

Los lofts tienen su inicio en la rehabilitación de naves y espacios industriales desocupados para crear casas gracias a la decoración necesaria. De estilo moderno y vanguardista, este tipo de residencia se fue adaptando a superficies más pequeñas con elementos propios de otros estilos. Hoy en día, las personas buscan en los lofts espacios económicos para vivir, trabajar y decorar.

Cómo convertir tu casa en un loft
Aunque convertir una casa en un loft no es sencillo, tampoco es una tarea imposible. Lo primero que hay que hacer es unir estancias como el salón y la cocina para aprovechar el espacio al máximo. También es buena idea unir los baños con las habitaciones.

Como ya sabes, la luz juega un papel muy importante en los lofts, por lo que será necesario que tengas grandes ventanales y techos altos que permitan un acceso importante de luz por todo el espacio. Además, es recomendable que los muebles sean de estilo minimalista y que haya ambientes despojados y colores claros.

La integración visual de todo ese gran espacio loft es de suma importancia, por lo que el suelo, las paredes, los muebles, los materiales y los colores deberán conseguir una casa uniforme. Para hacer de tu casa un loft, tendrás que utilizar materiales como el cemento, ladrillo, metal, plástico y goma, que le dará cierto aspecto industrial.