Cómo crear un ambiente chill-out
Después de los estresantes días de trabajo o de las largas jornadas de estudio no hay nada mejor que llegar a casa y poder relajarse en un entorno que invite a ello. Si quieres conseguir una estancia al más puro estilo chill-out toma papel y boli, y apunta algunas de estas ideas.

No es necesario que tengas un espacio exterior para poder crear tu propia zona de relax, pues cualquier habitación interior también puede ser perfecta para ello.

Si escoges un lugar interior para tu chill-out deberás pintar las paredes en tonos claros, pero si piensas ambientar tu terraza o jardín aprovecha la naturaleza que te rodea para dar el toque de naturalidad y color al espacio.

Coloca una o varias alfombras en el suelo, sobre las que después deberás colocar algunos grandes almohadones o pufs a modo de sofá para acomodar a cualquiera que quiera sentarse a descansar (para eso está este espacio). Los colores quedan a tu gusto, pero te aconsejamos que rompas con la idea de los colores neutros y las superficies lisas y te decantes por colores y estampados más alegres.

Una mesa bajita será perfecta como punto de apoyo de bebidas, de tus libros e incluso de los elementos decorativos que te apetezca poner como algunas flores o plantas.

La luz es la clave de estos espacios, que son realmente mágicos durante la noche. Coloca varias lámparas o velitas que aporten una luz tenue y suave para crear una atmósfera íntima que te ayude a relajarte y a desconectar del resto del mundo. Si creas tu ambiente chill-out en un espacio interior, cubre las ventanas con unas cortinas de tejidos claros y naturales para preservar un poco tu privacidad de los ojos curiosos.

Por último, hazte con un equipo de música para poder escuchar tus canciones favoritas o algún disco de estilo chill out… ¡Y prueba superada!