Cómo cuidar el parquet en invierno
Durante los próximos meses deberás brindarle unos cuidados especiales a los parquets y tarimas con el fin de evitar algunos problemas típicos de esta época del año. Y es que como sabes, la madera es un material sano y confortable que ayuda a mantener unas condiciones óptimas en la vivienda, pero también se trata de un material higroscópico, lo que quiere decir que absorbe o cede humedad del ambiente en función de las condiciones de humedad en que se encuentra.

Lo mejor para la madera y para la salud de las personas es mantener la humedad relativa entre el 50% y el 70% en las zonas del litoral y algo menos en las zonas del interior. Sin embargo, durante esta época del año lo normal es que se sufra una significativa bajada de la humedad ambiental, especialmente en zonas del litoral. Además, se produce un resecamiento debido a los sistemas de calefacción. Por eso, es importante seguir una serie de cuidados específicos que vamos a contarte a continuación.

Pérdida excesiva de humedad

Un estado de baja humedad durante más de 15 días donde haya parquet puede causar una pérdida excesiva de humedad del pavimento, lo que puede provocar que la madera se contraiga y aparezcan las juntas, sobre todo en los formatos grandes y en algunas maderas tropicales.

Cómo cuidar el parquet en invierno

Humidificadores y otros remedios

Para evitarlo, lo mejor es colocar humidificadores, que aportarán humedad al ambiente. Otros recursos son fregar el suelo con agua tibia escurrida, regar las plantas o repartir recipientes planos con agua en lugares estratégicos.

Las grietas, un plus para tu parquet

No obstante, unas pequeñas grietas o fisuras no desmerecen la calidad de los pavimentos de madera, por lo que no deben ser considerados como defectos. Eso sí, si las grietas o fisuras pueden afectar en lo más mínimo, lo mejor es avisar a un profesional.