Cómo dar calor a tu hogar
Hace unos días veíamos cómo aislar tu hogar de las temperaturas exteriores, lo que hoy queremos enseñarte es a elegir las texturas que van a ayudarte a aislar el frío y permitir que pases el invierno en un hogar cálido. Cortinas, sábanas, alfombras… tanto el color como los materiales harán que tu casa sea, de verdad, ese sitio al que estás deseando llegar después de una jornada de frío en la calle.

En primer lugar, viste las ventanas con telas tupidas o fórralas con muletón. Opta por cortinas confeccionadas y de mucho gramaje (chenillas, terciopelo sintético) y deja que sobresalgan unos 30 ó 40 cm. a los lados. Pon una alfombra de lana, son las más aislantes y regulan no sólo la temperatura, sino también la humedad ambiental. La tapicería del sofá será más cálida al tacto si tiene pelo y son aún más confortables si incorporan fibras acrílicas (dan más calor que las naturales).

En el dormitorio, tienes dos opciones para la pared: entelar o pintar. Ten en cuenta que las más frías son las que dan al exterior y al norte. Si las tapizas, reforzarás su aislamiento gracias al muletón que se pone bajo la tela; si la pintas, hazlo con cera líquida a base de nanopartículas, ya que aíslan e impermeabilizan y además se aplica como una pintura normal. Si estás a punto de cambiar el colchón, opta por uno termorregulador, es el llamado colchón inteligente, ya que regula la transpiración y la temperatura, y no hay que darle la vuelta. Si aún no es el momento, viste tu cama con sábanas de franela y un edredón que regule la temperatura corporal de forma constante. Los hay naturales, como el de plumón de pato, y sintéticos, que tienen microcápsulas termorreguladoras.

Varios puntos útiles a tener en cuenta y alguno de ellos nos sirve para renovar la casa a modo de cambio de temporada y todos dan calor de hogar.