Cómo decorar al estilo Zen
Si te gusta cambiar la decoración de tu hogar cada cierto tiempo, hoy te traemos unas ideas básicas para hacerlo al estilo Zen, uno de los preferidos en estos momentos por la simpleza que se genera en sus ambientes y la fácil implementación de sus espacios.

Los ocidentales han intentado adaptar la sabiduría oriental a su ritmo de vida y a sus costumbres. Se imponen los conceptos de armonía y equilibrio, además de un sutil toque masculino. Sus orígenes se encuentran en el budismo y se busca el sentido de la vida y el conocimiento de uno mismo a través de la experiencia del cuerpo y del espíritu. A continuación te damos las claves de la decoración Zen para que te acerques a ese estilo de vida.

La casa debe convertirse en un lugar cálido y confortable en el que sea fácil relajarse, consiguiendo un ambiente equilibrado. El principio del estilo Zen es que menos es más, por lo que es imprescindible que te deshagas de todo aquello que no sea necesario para crear un ambiente que compense el estrés y las molestias de la rutina diaria.

Los mejores colores para una decoración Zen son los tonos neutros, como el blanco, y la gama de colores que va del ocre al beige. En cuanto a los materiales, lo mejor es la madera natural, sobre todo el árbol de la haya. Los muebles deberán seguir la simplicidad en sus líneas, optando por las formas rectas que invitan al orden.

Son muy importantes la sobriedad, el pragmatismo y la confortabilidad. Además, no te podrás olvidar de la iluminación, que será suave y sensual, pudiéndolo conseguir con la luz indirecta. Deberá haber pocos objetos decorativos, con paredes desnudas o con algun cuadro de marco negro fino.