Cómo decorar la habitación de la mascota
Aunque no cuenta con la aprobación de la gran mayoría de gente, hay muchas personas que tienen tal pasión por sus mascotas que no dudan en darle los mismos caprichos que podría recibir cualquier ser humano.

De hecho, algunas personas que disponen de amplias casas o de habitaciones sin un uso específico aprovechan para establecer una habitación exclusivamente para su mascota.

Tengas una habitación o sencillamente un pequeño rincón para tu mascota, aquí te dejamos algunos consejos por si te ha gustado la idea:

Cómo decorar la habitación de la mascota
El espacio de la mascota debe estar preferentemente cerca de la ventana por varios motivos: El primero es la necesidad de contar con un espacio perfectamente ventilado, pues los animales suelen dejar un olor un tanto desagradable en el hogar y especialmente en sus rincones. El segundo es puramente estético, y es que para fomentar que estos espacios no se vean sucios lo mejor es contar con un rincón claro e iluminado.

Para que el espacio se vea más limpio e higiénico te recomendamos utilizar tanto en las paredes como en la decoración tonos intermedios, pues los tonos demasiado claros se ensuciarían demasiado rápido con el roce del pelo o con las patas de tus mascotas y los oscuros darían un aspecto triste y apagado a la estancia.

Cómo decorar la habitación de la mascota
Un vinilo de motivos animales en la pared puede dar un toque muy divertido y hacer que todo el que entre en la estancia se percate de quién manda allí.

La habitación también tiene que tener por supuesto algunos espacios esenciales como en nuestros propios dormitorios, como mínimo un lugar para el descanso, uno para el juego (especialmente en el caso de los gatos) y finalmente también algún que otro mueblecito para el almacenamiento de todos los enseres de la mascota: cepillos, colonias, champús, ropitas, juguetes… Tranquila, porque hoy en día puedes encontrar toda clase de productos para tus mascotas.

En definitiva, la estancia debe ser un lugar en el que reine el color y la alegría; al fin y al cabo, ¡eso es lo que tienen que traernos las mascotas!