Cómo decorar tu casa con bonsais
Las plantas forman una parte muy importante de la decoración de cualquier hogar, ya que le dan un aspecto muy natural a cualquier estancia y, en algunos casos, un aroma fantástico y muy particular. Los bonsais son una excelente opción si buscas un elemento natural para decorar tu casa, árboles en miniatura que aportan muchísima personalidad a su entorno.

Los bonsais transmiten paz, tranquilidad y calma al hogar, y sin duda están relacionados con el mundillo oriental, cuya decoración triunfa en todo el mundo desde hace un par de temporadas. Toma nota de lo más interesante sobre los bonsais y cómo puedes utilizarlos en la decoración.

¿Qué debo saber?

Cómo decorar tu casa con bonsais
Los bonsais requieren una serie de cuidados de forma estricta, ya que sin ellos no podrían desarrollarse ni mantenerse en óptimas condiciones. De origen japonés, se adaptan perfectamente a cualquier estancia de la casa y a todo tipo de estilos decorativos, proporcionando un ambiente zen y muy tranquilo dondequiera que lo coloques.

¿Qué cuidados necesitan?

Cómo decorar tu casa con bonsais
Es indispensable que reciban mucha luz, especialmente antes de que llegue la primavera. También debes podarlos con los utensilios adecuados y con mucha delicadeza para no llevarte más de lo debido y cortar así su crecimiento. El riego debe ser regular para que las raíces estén siempre húmedas. Dicen los expertos que cuidar bonsais tiene efectos terapéuticos gracias a la paciencia y habilidad que se necesita para hacerlo.

Decoración original

Lo primero que debes hacer es tener claro la especie que quieres, ya que hay muchísimas. La decisión está en tus gustos y en lo que quieras para el espacio en el que lo vas a colocar. Se destacan por tener diferentes troncos, siendo algunos curvados, otros verticales, rectos, finos, gruesos… Son tan versátiles que te quedarán genial en salón, dormitorio, cocina, oficina y hasta en el baño si lo quieres allí.

Cómo decorar tu casa con bonsais
El bonsai se convertirá en el centro de atención de la estancia en la que lo ubiques, ya que es un elemento natural exótico, llamativo y muy decorativo. La única regla es que lo pongas en un lugar en el que pueda recibir luz natural de manera directa, la máxima posible.