Cómo decorar un loft muy pequeño
Vivir en un loft se ha convertido en el sueño de muchos jóvenes, y no tan jóvenes. De origen neoyorquino, este tipo de viviendas cada vez tiene más adeptos en nuestro país. De hecho, en España se comenzaron a poner de moda a principios de los años 90, pero es significativo que en la actualidad, pese a la actual situación del mercado, la compraventa de estos productos inmobiliarios prácticamente se ha mantenido.

Sin embargo, como está ocurriendo con todo tipo de viviendas, los lofts son cada vez más pequeños, lo que aumenta la dificultad de decorarlos. Nosotros queremos echarte una mano y por eso vamos a darte unos cuantos consejos para decorar lofts muy pequeños.

División y aprovechamiento del espacio

Por muy pequeño que el loft sea, será necesaria una división del espacio, que podrá hacerse mediante biombos, separadores o muebles que sirvan para delimitar de manera delicada, como una estantería sin fondo. Lo más importante es separar el dormitorio del espacio que actúa como salón, para que el lugar donde conciliamos el sueño quede en una zona más íntima y la zona de estar en una más luminosa.

Cómo decorar un loft muy pequeño
Por otro lado, es importante aprovechar todos los rincones de tu hogar, incluidas las esquinas, los techos y las paredes. En este sentido, puedes construir un altillo que pueda servir tanto como lugar de almacenaje como para poner una cama, colocar baldas y percheros en las paredes y apostar por los escritorios esquineros.

Colores

Lo principal a la hora de decorar un loft pequeño es utilizar una paleta de colores clara en las paredes, suelos, techos, puertas y, si quieres, en muebles, especialmente si entra poca luz natural. Sin duda, la mejor opción es utilizar el blanco y darle algunos toques de color con los detalles. El binomio blanco-negro también puede quedar bien, siempre y cuando no se utilice el negro en paredes ni se abuse mucho de él.

Cómo decorar un loft muy pequeño

Mobiliario

En cuanto a los muebles, deberán ser muy prácticos y funcionales, es decir, cuanto menos ocupen y más lugar de almacenaje soporten, mucho mejor. Es buena idea optar por muebles verticales que lleguen hasta el techo. Como posiblemente no tendrás espacio para colocar un sofá y una cama, lo mejor es que te decantes por un sofá-cama, eso sí, de calidad. Además, es preferible que te decantes por muebles sencillos y de líneas rectas para no recargar el espacio.

Decoración

Por último, procura no recargar demasiado el ambiente con objetos decorativos. Eso sí, los espejos pueden serte de gran ayuda para aumentar el espacio visual.