Cómo decorar una habitación de matrimonio
Aunque en un principio pueda resultar la estancia más fácil de decorar, lo cierto es que acomodar un dormitorio de matrimonio implica ciertas dificultades, entre otras cosas porque no debe ser ni demasiado masculino ni demasiado femenino para que ambos puedan sentirse cómodos y representados en la habitación. Por supuesto, se debe contar con los gustos de las dos integrantes de la pareja a la hora de escoger cada elemento.

Hoy en Interiorismos vamos a darte las claves para que decores el dormitorio de matrimonio de una forma sencilla y consiguiendo unos resultados excelentes. ¿Estás preparado?

Decidir el estilo

Aunque a la hora de decorar el dormitorio de matrimonio deberás tener en cuenta varios aspectos, lo más importante es que sea decorado en base a los gustos de los dos integrantes de la pareja. Por eso, antes de empezar a diseñar, tú y tu pareja deberéis tener claro que tendencia decorativa queréis usar: estilo clásico, romántico, minimalista…

Cómo decorar una habitación de matrimonio

Colores

A la hora de escoger el color de la habitación debes tener en cuenta que debe invitar a relajarse. Así, aunque en última estancia siempre dependerá de tus gustos, desde Interiorismos te recomendamos que optes por las paletas neutras o los pasteles. Los celestes, verdes, colores tierra y blanco pueden ser perfectos.

Muebles y elementos decorativos

En cuanto a los muebles, lo mejor es que la cama este en el centro para que los dos tengáis espacio a los lados para poder moveros libremente por la habitación. Por supuesto, deberás contar con un amplio armario en el que quepan las pertenencias de los dos. Y respecto a los elementos decorativos, lo mejor es que no coloques demasiados adornos. Es preferible crear un punto de atención en el que los dos estéis de acuerdo: un cuadro, fotografías, una lámpara… Además, un ramo de flores o un centro de mesa le dará un toque natural muy agradable a la estancia.

Cómo decorar una habitación de matrimonio

Iluminación

Por último, te recomendamos que optes, siempre que sea posible, por una iluminación natural para el día y una artificial para la noche. Si no, siempre puedes colocar una lámpara de techo sencilla. Además, no te olvides de poner una lámpara en cada mesita o apliques a cada lado para no molestar a tu pareja si necesitas luz en un determinado momento de la noche.