Cómo decorar una habitación femenina
Si eres mujer y no tienes que compartir habitación con nadie (maridos, novios, hermanos…), eres una verdadera afortunada. Y es que podrás decorar tu dormitorio cómo realmente te guste, sin tener que consultar ni colores, ni estilos, ni mobiliario.

Tu dormitorio no solo deberá reflejar tu personalidad, sino que tendrá que convertirse en tu refugio, especialmente si no vives sola. Por supuesto, que se trate de una habitación para una mujer no quiere decir que tenga que estar decorada en rosas, lilas y blancos. Existe muchas más posibilidades. Hoy en Interiorismos vamos a darte algunas ideas para decorar dormitorios femeninos. ¿Nos acompañas?

Colores

En primer lugar, te recomendamos que pintes las paredes de un color que te resulte atractivo, aunque preferiblemente en su versión más clara. Como te hemos comentado, no es necesario que te decantes por un rosa; los amarillos, los celestes, los blancos y los morados pueden quedar geniales en una habitación femenina. Lo mismo ocurre con el color de los muebles, que pueden quedarte ideales en blancos, rosas o maderas claras.

Cómo decorar una habitación femenina

Muebles y complementos imprescindibles

Lo mejor es que te decantes por los muebles del estilo que más te guste (por supuesto, también puedes mezclar diferentes tendencias decorativas), aunque independientemente del estilo por el que te decantes, no deberá faltar en tu habitación una cama, una mesa o escritorio (si no cuentas con otra habitación que haga de despacho), un espejo, un armario y una cómoda o tocador si tienes espacio suficiente. Lo importante es contar con el suficiente espacio de almacenaje para poder guardar todo lo que las mujeres solemos tener.

Textiles

Los textiles son muy importantes para darle ese toque femenino a la habitación. Así, te recomendamos que escojas alfombras coloridas, cortinas transparentes o de colores y ropa de cama que concuerde con el resto de los textiles.

Mantén el espacio limpio y ordenado

Por último, es imprescindible que tu habitación esté siempre limpia, ordenada y libre de malos olores. Así, deberás ventilar el cuarto cada día y utilizar velas o ambientadores. Además, es mejor que no lleves comida a la habitación y que ordenes el espacio cada vez que sea necesario.