Cómo decorar una oficina pequeña en casa

Cada vez son más las personas que hacen algún tipo de trabajo en casa. Es muy posible que, en tu hogar, necesites una habitación o rincón para realizar tus tareas: para estudiar, escribir, trabajar, etcétera, más aún si parte de tu vida laboral la preparas desde tu hogar. Para ello, es necesario que dispongas de un espacio acondicionado para trabajar cómodamente, un lugar práctico, útil, completo y, por qué no, sin renunciar a una bonita decoración que complemente el conjunto de la vivienda.

A menudo, pasamos en este espacio muchas horas a la semana, además de necesitar sentirnos a gusto en él, quizá sea el sitio donde te inspiras para crear nuevas ideas. Es por ello que decorarlo y disponerlo convenientemente es de vital importancia.

Cómo decorar una oficina pequeña en casa

En líneas generales, te recomendamos:

– Un espacio con la amplitud necesaria. Quizá el tamaño de tu casa no te permite destinar a tu oficina casera muchos metros cuadrados, pero puedes orientar su diseño de manera que parezca espacioso y no nos dé sensación de pequeñez.

– Luminoso. Hay pocas cosas más incómodas que trabajar en una oficina oscura. Elige para este sitio un lugar donde puedas aprovechar mejor la luz natural. Un sitio cerca de un ventanal o donde entre la claridad abundantemente. Recuerda no tener cortinas muy gruesas o disponer de un sistema que no evite el paso libre de la luz. Puedes escoger pequeños rincones de tu casa para instalarlo:

Cómo decorar una oficina pequeña en casa

– Tranquilidad. Es fundamental elegir un lugar que te garantice la tranquilidad que necesitas y que esté exento de ruidos molestos. Este punto debe de ser tenido en cuenta a la hora de elegir el lugar de la vivienda donde lo quieres instalar.

Cómo decorar una oficina pequeña en casa

– La organización es importantísima. A la hora de optimizar el espacio, tendrás que ordenar todos tus materiales de manera que no den la sensación de caos sobre tu mesa de trabajo y también distribuirlos de forma que no pierdas tiempo en buscar nada. ¡Con unas dotes de organización esto es posible!

– Elige tu estilo y color. Son muchos los colores que puedes elegir para tu oficina en casa. También pueden casar con el estilo que desees: vintage, rústico, industrial o minimalista, todo es válido siguiendo unos principios básicos estéticos.

Cómo decorar una oficina pequeña en casa

– Confortabilidad. Es crucial saber qué muebles elegir para estar cómodamente en ese espacio. Por ejemplo, elegir una mesa cómoda y una silla ergonómica resultará una de nuestras prioridades. Deben cumplir una función más práctica que decorativa.

– Funcionalidad. En la tarea de decoración, nunca debes olvidar que en este despacho, lo importante es que estés cómodo y puedas trabajar muchas horas sin sentir molestias. Tiene que ser un entorno de trabajo funcional que guarde siempre un aspecto profesional, sobre todo si en ocasiones recibes a clientes o socios allí.

El mobiliario

La pieza central de un despacho en casa es la mesa. Recomendamos elegir una suficientemente grande para que nos quepan el ordenador, los documentos que podamos necesitar y otros materiales necesarios para nuestro trabajo diario. Intentaremos siempre que este mueble sea amplio y elegante, sobre todo si recibimos visitas y, si es así, debe tener doble cara para dar la bienvenida a los visitantes y asegurarnos que se llevan una buena imagen de nuestro espacio de trabajo. También es positivo que este escritorio tenga cajones a mano, para guardar cada día nuestros documentos y demás materiales. Además, los mismos documentos pueden guardarse en carpetas archivadoras, cajones, separadores, etcétera, intentando que jamás den un aspecto de desorden.

Son múltiples las opciones de escritorios que podemos elegir. Una buena opción es elegir una mesa con estantería integrada. Es una opción muy recogida, especialmente recomendable si no contamos con mucho espacio, y muy funcional.

Cómo decorar una oficina pequeña en casa

La silla debe ser cómoda y, si es posible, ajustable, con ruedas y reposabrazos. Tiene que guardar el mismo estilo de la mesa. Si esta es de caoba, brillante y elegante, la silla deberá ser también clásica. Debe haber siempre una relación entre ambos elementos.

Cómo decorar una oficina pequeña en casa

Además, podemos contar con mesas auxiliares (por ejemplo, para tomar el té o una mesa aparte para emplazar la impresora y evitar que nos ocupe espacio en el escritorio) y otros muebles como sillas de espera o estanterías para almacenar los dossiers antiguos que no necesitemos tener a mano diariamente.

La decoración

No todo vale como decoración en nuestra oficina en casa, sin embargo, tampoco recomendamos que tenga un aspecto demasiado diáfano, que de una sensación fría o de descuido. Podemos personalizar y dar carácter a nuestra oficina de muchas maneras, por ejemplo, con elementos como un teléfono de diseño (o incluso antiguo, si nos vamos a decantar por un estilo rústico o vintage), lámparas de mesa, floreros con flores de temporada, mapas del mundo, bonitos paisajes, cuadros de gran contenido artístico o relojes. Todos estos elementos aportan una sensación de seriedad a la vez que nos facilitan muchas opciones para decorar. Podemos integrar también una pizarra para anotar apuntes, una librería y, en el suelo, las alfombras darán un toque muy cálido a la estancia.

Cómo decorar una oficina pequeña en casa

Imprescindibles sobre la mesa

Hoy en día, es difícil pensar en una actividad laboral sin que el ordenador sea el instrumento principal de tareas. Para ello, antes de elegir tu mesa, asegúrate de que tu ordenador cuenta con todo el espacio que necesita y que puedes trabajar con él cómodamente. Deja un lugar para la tablet, si la usas de forma conjunta, y otras cosas como el teclado o el ratón. También es recomendable dejar un espacio donde pueda caber un folio DIN A-4, o un libro, en caso de que tengas que trabajar con ambos instrumentos al mismo tiempo, lo cual es bastante frecuente.

Un portalápices con las cosas básicas o similar es fundamental. Asegúrate de tener siempre a mano bolígrafos, o todo aquello que puedas necesitar a menudo. Los documentos pueden estar sobre la mesa si usas clasificadores de plástico, para que puedas ver de un vistazo todo lo que guardas. También puedes usar para ello el primer cajón o hueco de tu escritorio. Un clasificador de documentos en el cajón inferior te facilitará mucho la vida laboral.

Te recomendamos que guardes un orden especial con todos los cables: el del ordenador, el de la impresora, etcétera. Para ello, tienes disponible cajas organizadoras de cables en tiendas especializadas que te permitirán guardarlos todos bajo la mesa, con etiquetas diferenciadas, para que no den sensación de desorden ni se vean siempre sobre el suelo o por encima del escritorio.

Pequeños detalles que te harán la vida más fácil en tu estudio

Los cajones son un elemento realmente práctico en un escritorio. Sin embargo, es fácil que, tras unos días de trabajo estén pronto desorganizados. Como hemos dicho, optimizar el espacio y mantener el escritorio ordenado te hará ganar en comodidad y te evitará perder tiempo innecesario.

Para los cajones, encontrarás unos separadores especiales de plástico, están disponibles en tiendas de menaje del hogar y se parecen a lo que usamos en la cocina para guardar cubiertos. Sólo necesitas medir tu cajón y adquirirlos a un precio muy bajo. Tus pos-it , rotuladores, monedas, lápices y USB siempre estarán ordenados y jamás los perderás.

Para decorar, cualquier cuadro que os guste será válido si no rompe demasiado con la dinámica que hayamos elegido para nuestro escritorio. Las fotos de familia están permitidas, siempre y cuando no sobrecarguen la estancia y no rompan el aspecto de elegancia, aunque esto, nuevamente, depende si es un espacio abierto al público o si lo vamos a usar de forma únicamente privada, en este caso la flexibilidad en cuanto a decoración es mucho mayor. Si te gusta viajar, puedes imprimir láminas con algún efecto artístico (fotográfico, punteado, imitando a una pintura o carboncillo, etc) con cada uno de los lugares que hayas visitado últimamente, datarlos y situarlos en marcos más o menos iguales convenientemente distribuidos por la pared.

Además, puedes instalar pequeños “caprichos” para evadirte de vez en cuando del trabajo. Como una pequeña cafetera en un rincón, un equipo de sonido para escuchar música clásica mientras trabajas, una pelota anti estrés o una chaise long para relajarte entre tarea y tarea. Cuanto más personalices tu despacho y más tiempo inviertas en imaginarte cómo sería el espacio ideal para ti, más a gusto te encontrarás en él.

Cómo decorar una oficina pequeña en casa

No olvides el reciclaje. En el desempeño de tus tareas, seguramente tendrás que deshacerte de muchos papeles y periódicos diariamente. Instala en un rincón un contenedor de papel y ayuda al planeta reciclando todos esos desechos. Igualmente, puedes destinar una papelera para plásticos.

La iluminación también es importante. Además de la general, debes tener una lámpara tipo flexo para que la luz artificial te ayude a hacer tus tareas sin forzar los ojos. Además, las lámparas son uno de los elementos que más opciones nos dan a la hora de decorar y dar el toque que hará nuestra oficina casera en algo diferente.

Algunos estilos que podemos recomendarte son:

– Despacho en madera. Los muebles son en madera oscura o clara, pudiendo alternar varios estilos. Quedará muy bien con textiles aterciopelados, con cojines, cortinas de color beige o crema, cierto contraste entre lo claro y lo oscuro y elementos clásicos. Si no quieres arriesgar demasiado, este estilo, en sus múltiples formas, te convencerá.

Cómo decorar una oficina pequeña en casa

– Despacho en blanco. Aunque recomendamos pintar las paredes de este espacio en blanco para ganar en luminosidad, si los muebles son en este color, podemos apostar por un crema u otro tono pastel en muebles como la silla, en las cortinas, alfombras o alguna pared. Da una sensación de concentración, de limpieza y elegancia. Combinando negro y blanco, o incluso negro con unos toques de rojo, pueden conseguirse grandes resultados.

Cómo decorar una oficina pequeña en casa

– Oficina en casa a todo color. Si queremos trabajar en un entorno colorido porque nos inspira más o nos gusta el efecto que da, no hay problema, colores como el verde, el naranja o el azul te ayudarán.

Cómo decorar una oficina pequeña en casa

– Originalidad por encima de todo. Si lo que te apetece es tener un despacho más original que ninguno, las opciones son también diversas. Comienza por innovar en el escritorio, como este de Home Desk, muy femenino, inspirado en un tocador de mujeres. Como ves, los cajones escondidos te permitirán almacenar muchas de las cosas que necesites. Elige una silla de ruedas de diseño y decora con láminas y colores variados.

Cómo decorar una oficina pequeña en casa