Cómo diseñar una cocina familiar
Después de darte las claves para diseñar una cocina de poco uso y otra para cocineros expertos, hoy volvemos a hablarte sobre esta parte tan importante del hogar. De hecho, en muchos hogares es el centro neurálgico, donde se reúne la familia para desayunar, hacer la comida, merendar… Incluso, en ocasiones se convierte en el lugar donde mantener una agradable conversación con los amigos mientras se preparan los cafés o se toma una copita de cava.

Sin embargo, una cocina que te permita hacer todo esto no está al alcance de todos: es necesario contar con espacio. Así que si quieres cocinar con tus hijos o amigos, no te pierdas los consejos que vamos a darte a continuación para diseñar una cocina de lo más familiar. ¿Preparado? ¡Pues allá vamos!

Cómo diseñar una cocina familiar

Una cocina con posibilidades

Como te acabamos de comentar, lo más importante para que tu cocina pueda ser un lugar de reunión familiar es que crezca tanto en posibilidades como en tamaño. Por eso, lo mejor es proyectar una cocina-living, es decir, un lugar multifuncional, donde varias personas puedan estar juntas y cocinar, trabajar, comer o compartir una agradable charla. En este sentido, es importante buscar la funcionalidad y aprovechar hasta el último centímetro.

Una atmósfera agradable

Sin embargo, el espacio no es lo único importante. También es esencial crear un ambiente grato donde todos estén a gusto. Una buena opción es integrar la cocina en el salón y el comedor. Además, puedes proyectar una cocina abierta camuflándola cuando no se usa con puertas o pantallas correderas.

Cómo diseñar una cocina familiar

Islas y comedor

También es buena idea contar con una isla en la cocina, siempre y cuando dispongas de una estancia grande y amplia. Debes tener en cuenta que alrededor de la isla tiene que haber un espacio libre de un metro. Si no, siempre puedes crear un comedor en ella, algo que podrás conseguir con una mesa y cuatro sillas o bancos.