Cómo distribuir el interior de los armarios y vestidores
Esta noche llega Papá Noel y seguro que, como te has portado muy bien este año, te traerá un montón de regalos. Lo único malo de recibir muchos regalos es que luego hay que colocarlos y normalmente no tenemos espacio para nada.

Entre los productos más regalados durante estas fiestas se encuentra la ropa que, lógicamente, luego hay que colocar en los armarios. Por eso, uno de los mejores momentos para organizar y ordenar el armario es tras las Navidades. A continuación vamos a explicarte cómo distribuir el interior de los armarios y los vestidores para que esta tarea te sea mucho más sencilla. ¿Preparado? ¡Pues allá vamos!

Ropa corta y ropa larga

Es importante que una parte del armario esté destinada a la ropa corta, como camisas, y otro para la ropa larga, como vestidos abrigos y otras prendas largas. Si se trata de un armario de caballero, en el primero de estos espacios también es conveniente ubicar un corbatero. Los trajes de caballero necesitan un cuerpo de armario más largo que las camisas, pero más corto que el de los abrigos. Este espacio es también el adecuado para colocar faldas largas y blusones.

Cómo distribuir el interior de los armarios y vestidores

Parte para pantalones

También es esencial contar con una parte dedicada a los pantalones, en la que se puede disponer de una barra de colgar en la que se vayan acumulando perchas. Además, en el mercado existen accesorios específicos para pantalones. La parte baja es la más utilizada para esta finalidad.

Camisetas y jerséis

Las camisetas, los jerséis y sobre todo las prendas de punto, deben guardarse en estantes, puesto que su colocación en perchas puede hacer que se deformen.

Ropa interior

Por otro lado, la ropa interior deberá estar separada interiormente para facilitar el orden, ya que son accesorios utilizados diariamente y tienden a desenredarse.

Cómo distribuir el interior de los armarios y vestidores

Otros elementos

Por otro lado, en la parte alta de los armarios podrás colocar cosas que no utilices de manera habitual: ropa de otras temporadas, maletas, mantas… En cuanto a los zapatos, podrás colocarlos tanto en un zapatero como un cuerpo independiente del armario en algún tipo de accesorio. También existen cajones y accesorios destinados a colocar bufandas, cinturones, bolsos y todo tipo de complementos.