Cómo elegir el colchón para la cuna
La elección del colchón es muy importante ya que en él deberemos dormir cada día las horas necesarias para que nuestro cuerpo descanso, y mucho más en el caso de los bebés. Es por eso que el colchón de la cuna debe cumplir ciertos requisitos para que sea seguro y de calidad para tu pequeño, ya que además son muchas horas las que pasará en el cada día.

La cuna es el elemento más importante en la habitación del bebé, por lo que todo lo que la forma tiene que ser de calidad y adecuado a sus características. Durante sus dos primeros años de vida, los niños duermen entre 10 y 15 horas al día, por lo que el colchón de la cuna tiene que estar preparado para su uso prácticamente permanente. Además, tendrá que ser seguro y saludable.

La mejor elección

Es indispensable que rechaces colchones que pueden resultar contaminantes o contengan sustancias con algún riesgo de desprender gases, ya que pueden ser inhalados por tu bebé. Infórmate bien de la composición del colchón y opta por materiales que no sean tóxicos y sí 100% orgánicos, será lo más seguro para que tu hijo duerma tranquilo y tú tengas la certeza de que el colchón no supone ningún riesgo.

Cómo elegir el colchón para la cuna
El colchón tiene que ser firme, lo que favorecerá que el crecimiento de los huesos de tu bebé sea saludable y adecuado. No te pases de firme, no vaya a resultar muy duro, tiene que ser cómodo sin que el cuerpo del bebé se hunda al ser blando. Cada franja de edad tiene sus propias recomendaciones, y es importante ajustarse a ellas para que tu pequeño duerma siempre en el colchón más adecuado.

Lo ideal sería que estuviera recubierto de una tela térmica que le aísle tanto del frío como del calor, además de un tratamiento anti-ácaros para evitar alergias. En cuanto a los materiales, lo mejor es optar por tejidos que sean transpirables e higiénicos, son más cómodos para lograr un sueño de mayor calidad, ya que impiden que aumente la sudoración.

Cómo elegir el colchón para la cuna
Por último, el colchón tiene que encajar perfectamente en la cuna, sin que sobre más de 1-2 centímetros por cada lado, ya que alguna parte del cuerpo del bebé podría colarse y hacerse daño. Merece la pena hacer una buena inversión y elegir un colchón de muy buena calidad, en la seguridad del bebé no hay que escatimar gastos.