Cómo elegir un toldo
Estamos a puntito de recibir la primavera y, con ella, los primeros rayos de sol que tanto apetecen. Si tienes casa con jardín y te estás planteando poner un toldo, aquí encontrarás factores que, espero, te ayuden a elegir en función de tus necesidades. Los factores que influyen en el precio de instalar un toldo son el tipo de tejido y su color; si está motorizado o no; y si queda protegido al recogerse. Para uso doméstico normalmente se instalan lonas acrílicas (desde 17 €/m2), y de fibra de vidrio (47 €/m2). Ambos tejidos se han impuesto por su resistencia y porque reducen el calor; el último, además, frena la radiación solar en un 90%.

En cuanto al colorido, los modelos blancos son un 20% más baratos que los de color. Algunos modelos incluyen un cofre, que es un cajón de aluminio que guarda el toldo recogido en su interior, para evitar que se ensucie y se estropee. Estos cofres incrementan el precio en unos 500 €, pero permiten alargar su vida útil siempre y cuando no se recoja mojado. Si quieres un toldo motorizado, los tienes de interruptor o mando a distancia. A este sistema se le puede añadir unos sensores para que recojan el toldo cuando hace viento o llueve; o para que se extiendan de forma automática si hace sol.

Estas funciones las puedes encontrar de forma individual o combinada, claro que ésta última es la menos económica. La más importante es la detectora del viento, ya que si no estás en casa y viene una ráfaga importante, pueden producirse roturas. Un solo sensor puede dar servicio a varios toldos colocados en línea. Ahora también puedes encontrar toldos que llevan luces incorporadas, muy prácticos para cenitas al aire libre. Elige la compañía y disfruta de tus primeras noches de verano.