Cómo elegir y colocar los cuadros
Los cuadros de nuestras paredes dicen mucho de nosotros, pues dada la amplia variedad de pinturas, fotografías y demás que existen en el mercado, nuestra elección dejará nuestro sello personal.

Además, los cuadros sirven para reforzar el estilo decorativo que hemos dado a nuestra casa, o a una estancia en particular, por lo que es importante no sólo su elección, sino también su distribución en las paredes.

Debes tener en cuenta, lo primero, el espacio del que dispones y el estilo de tu casa, para posteriormente elegir el cuadro y saber dónde y cómo colgarlo.

Ahora bien, el cuadro no es un elemento aislado del resto de la decoración, por lo que debes buscar la relación entre todos los elementos (cuadros o no) a través del color, el motivo del cuadro e incluso el marco. Y todo ello sin perder, por supuesto, la identificación y el gusto particular.

La cuestión de cómo colgarlos deja ya de ser tan personal, aunque por supuesto será nuestro propio gusto el que nos indique cuál es la mejor manera. En general existen algunas reglas básicas, como colocarlos a la altura de la vista, para poder observarlos en todo su esplendor tanto de pie como sentados, así como ser prudente y no abusar de colgar demasiados en un mismo espacio y hacerlo a las distancias que precisen, pues sino podrían quitarse el protagonismo entre ellos y crear un lugar demasiado sobrecargado.

Aunque lo tradicional es colocar los cuadros horizontal o verticalmente en lugares como sobre el sofá, la cama, los pasillos o algunos muebles de baja altura, hoy en día se permite ser más innovador. De hecho, tenemos otras alternativas como colocarlos formando figuras geométricas o con un desorden equilibrado.

En relación con esto, últimamente se está poniendo de moda crear el desorden en estructuras formadas por cuadros de distintos tamaños, aunque de una misma temática, como por ejemplo fotos de ciudades o paisajes en blanco y negro. Si no se persigue conseguir este efecto, es preferible evitar poner los cuadros demasiado juntos.

Sigue estos consejos para conseguir un buen resultado…¡sin dejar de dar rienda suelta a la imaginación!