Cómo eliminar el gotelé de la pared
Con el paso de los años las paredes pintadas con la técnica del gotelé han ido perdiendo espacio frente a las paredes lisas, ya sea pintadas o bien cubiertas con papel pintado, recurso que se ha convertido en una de las últimas tendencias para un interiorismo muy chic.

Si llevas años queriendo hacer una reforma en tus paredes, ya es hora de que acabes con este estilo que está claramente ‘out’ en lo que a diseño se refiere. Para ayudarte con esta tarea te damos unas recomendaciones para que puedas eliminarlo tú mismo y no debas recurrir a un profesional que probablemente te cobrará una cifra bastante elevada.

No es una tarea fácil, eso es lo primero que queremos advertirte. Vas a necesitar empeño y paciencia para dejar la pared completamente lisa. Si tus paredes no están pintadas con pintura plástica, puedes seguir estos consejos para eliminarlo:

Lo primero que deberás hacer es cubrir los enchufes con cinta, puesto que hay que mojar la pared y debemos evitar riesgos.

A partir de aquí ya puedes humedecer la pared con un pulverizador o una esponja empapada en agua e ir rascando el estucado, ya sea con una espátula o bien con una lijadora automática, que te ahorrará muchísimo esfuerzo y trabajo. Si no tienes, intenta conseguir alguna para este día ya sea pidiéndosela a familiares o amigos, posiblemente algún conocido la tendrá.

Posiblemente creas que a pesar de tus esfuerzos no estás consiguiendo el resultado que esperabas; no te preocupes, porque ahora viene el momento de arreglar las imperfecciones y alisar la pared por completo. Para hacerlo, necesitarás aguaplast de renovación y la espátula más grande que puedas encontrar, que garantizará más rapidez y unificará mejor las zonas por las que lo pases.

Una vez hecho esto, debes dejar que la pared se seque y volver a repetir este último paso lijando la pared de nuevo con aguaplast.

En principio, con esto bastará para que puedas pintar de nuevo tu pared lisa. Si los resultados no son demasiado buenos, deja que un experto te ayude. Eso sí, pide presupuesto porque tú mismo ya habrás hecho gran parte del trabajo.