Cómo evitar que los cojines del sofá se estropeen
Si piensas que tienes un sofá viejo o quizá te compres uno nuevo, en ambos casos puedes hacerte la misma pregunta: ¿cómo puedo evitar que los cojines del sofá se estropeen? Y es que no hay nada más horrible que sentarse en un sofá donde los cojines internos se hayan puesto flácidos y no sean cómodos ni confortables.

A medida que pasan los años, por el uso del sofá, te puedes dar cuenta como poco a poco se hunde más y cada vez cuesta más levantarse del mismo. Los sofás son un mueble muy caro y no creo que quieras comprar uno nuevo pudiéndolo evitar. Para que no tengas que renovar tu sofá y puedas darle más vida al que ya tienes, te aconsejo que leas los siguientes consejos, ¡así podrás disfrutar de tu sofá mucho más tiempo!

La prevención como primera opción

Lo primero que tendrás que tener en cuenta es tomar medidas preventivas para que los cojines de tu sofá duren más tiempo y no se estropeen, para ello:

– Cuando compres un sofá tendrás que pensar en cuál va a ser su uso. Según el uso que vayas a darle podrás utilizar una mezcla de materiales para que dure más tiempo como: pluma y espuma.

– Evita sentarte en el sofá dejándote caer y no dejes que los niños salten encima de él, esto hará que los cojines se desgasten muy rápido.

– Gira los cojines con regularidad para que no se desgaste una parte más que la otra.

– No te sientes en el mismo sitio del sofá siempre porque lo puedes hundir. Anímate a sentarte en diferentes partes del sofá.

Cómo evitar que los cojines del sofá se estropeen

Soluciones cuando ya se ha estropeado

Si ya tienes los cojines de tu sofá estropeados o empiezas a ver que tiene un aspecto inusual tendrás que buscar soluciones. Debes saber que no importa lo cuidadoso que seas con tu sofá, porque con el tiempo (si los cuidas tarda más), los cojines empiezan ceder. Lo primero que tendrás que hacer antes de buscar la solución es inspeccionar el sofá con cuidado para asegurarte que el problema es de los cojines y no de la estructura del sofá.

Si el problema es de los cojines, entonces lo mejor que puedes hacer es reemplazar o añadir espuma a los cojines. La mayoría de los cojines tienen cremallera para que puedas sacar lo del interior y lavar las fundas, así como para poder sacar el relleno y reemplazrlo siempre que sea necesario.

Sólo tendrás que añadir capas de espuma o reemplazarlo tanto en la parte superior como inferior del sofá o sólo donde haga falta.