Cómo hacer paneles de tela para la pared
Los paneles de tela para la pared son un gran recurso para la decoración de nuestro hogar, y es que no solamente le dan un toque distinto y original sino que además resultan de lo más económicos teniendo en cuenta que puedes hacerlos tú mismo en casa.

Además de ponerle muchas ganas y paciencia, para ello debes comenzar por escoger las telas que más te gusten y hacerte con los materiales necesarios para fabricarlo.

Toma nota y pásate a buscarlo por tus tiendas más cercanas:

Dos varillas de madera o aluminio

Tela (elígela según tus propios gustos y también en función del estilo decorativo de tu hogar)

Cordón de tela

Pegamento de alta resistencia

Gancho para la pared como punto de soporte

A continuación te dejamos los pasos a seguir para conseguirlo con éxito:

1. Corta las varillas a la medida que te interese en función del espacio que quieras ocupar en la pared, pues los extremos determinarán el tamaño del panel. Asegúrate de que las dos tienen exactamente las mismas dimensiones.

Cómo hacer paneles de tela para la pared
2. Corta un rectángulo de la tela con el largo que te interese, que es aproximadamente el que habrás designado a las varillas cortadas al principio.

3. Remata los extremos de la tela con dobladillos para mejorar su apariencia y que no quede deshilachada (especialmente los que no irán tapados); puedes hacerlo con la máquina de coser o bien pegando hacia atrás un trozo de tela. Eso sí, si la tela es estampada ándate con mucho cuidado para que el dibujo no se vea torcido.

4. Llega el momento de unir las dos partes: Coloca pegamento en la varilla, pega los extremos de la tela sobre ellas y deja que se seque todo el tiempo que sea necesario.

5. Una vez seco, pega también las dos puntas del cordón en los extremos de la parte superior del panel y cuélgalo sobre el clavo que debes haber puesto previamente en la pared.

Si quieres utilizar estos paneles para separar espacios deberás seguir un proceso similar, aunque en este caso habrá modificaciones como el hecho de poner tela decorativa por las dos partes o que deberá ir colgado del techo,