Cómo iluminar el espejo del baño
No es la primera vez que en Interiorismos te hablamos de la iluminación del cuarto de baño. Sin embargo, hoy queremos ser un poquito más concretos y centrarnos en la luz que ilumina al espejo.

Como sabes, en el cuarto de baño no basta con la iluminación general proveniente del techo, sino que necesita de algunas lámparas adicionales que garanticen una iluminación puntual en determinados sectores. Sin duda, el más importante de ellos es el espejo, ante el que todos realizamos un montón de actividades cotidianas: maquillarse, peinarse, afeitarse… ¿Quieres saber cómo iluminar la zona del espejo? ¡Pues sigue leyendo!

Sin sombras

El objetivo a la hora de iluminar la zona del espejo es que la luz se distribuya de forma correcta, sin generar sombras, en la cara de quien se situé frente al espejo. Así, en espejos de gran tamaño, los puntos de iluminación deben colocarse en la parte superior y a los lados, mientras que en los espejos más pequeños, puede ser suficiente una fuente lumínica en la parte de arriba.

Cómo iluminar el espejo del baño

Sin deslumbramientos ni reflejos

También es importante que la luz no deslumbre ni genere reflejos molestos. Para ello, las lámparas no deberán dirigirse directamente hacia el rostro ni hacia el mismo cristal. Lo mejor es optar por las lámparas puntuales que dirigen su haz de luz en una sola dirección y las que poseen pequeñas pantallas que evitan su difusión a otros sectores.

Tipos de lámparas

Las lámparas más adecuadas para iluminar el espejeo son las tiras de LED o las lámparas fluorescentes situadas encima o en posición vertical en los flancos del espejo. Además, con focos esféricos se puede conseguir un efecto similar al de los camerinos de los artistas. Por supuesto, puedes recurrir a estilos más clásicos, como las lámparas con tulipas blancas o pantallas que aporten un toque vintage. Los apliques también pueden resultar útiles para complementar la luz en la zona del espejo.