Cómo iluminar el salón o el comedor
En el artículo anterior hemos querido darte algunas reglas para una buena iluminación del hogar. Ahora queremos ser un poco más concretos y darte las claves para que ilumines de forma correcta el salón, esa parte de tu casa a la que tanto uso le das.

Para esta zona de tu vivienda, lo recomendable es que optes por un regulador de intensidad que te permita ajustar el ambiente de la estancia. También es buena idea que multipliques los puntos luminosos, lo que dará una sensación de suavidad en el ambiente. En cambio, una única lámpara crearía una luz demasiado agresiva.

Por otro lado, te recomendamos que evites las luces orientadas en oblicuo y los focos situados por encima o detrás de la cabeza. Estos sólo conseguirán que se creen sombras poco agraciadas y contraluz. En cuanto a las lámparas incandescentes reflectoras (bombillas de cristal no transparente, traslúcido u opaco), debes saber que combinan a la perfección con colores fríos. Sin embargo, los colores calientes destacan con lámparas incandescentes de poca intensidad luminosa.

Cómo iluminar el salón o el comedor
Por otro lado, los apliques de las paredes permiten atenuar el contraste entre el centro y el fondo, a veces demasiado oscuro. Además, las tulipas y las velas aportarán a tu casa una nota distendida. En el caso de que tengas una televisión o un ordenador, deberás intentar que la luz natural no refleje directamente en ella, para ello, tendrás que colocar unas cortinas o jugar con la distribución de los muebles.

Por último, si en tu salón hay dos tipos de ambientes, será necesario que cada uno de ellos tenga la iluminación adecuada, que podrá ser local, general o natural. Por ejemplo, podrás poner una lámpara de pie en el rincón de lectura o una lámpara de mesa si tienes un escritorio.