Tener un vestidor es el sueño de cualquier mujer. Poder tener todas nuestras prendas ordenadas y a la vista sería perfecto. El problema es que no todas lo podemos tener, sobre todo por culpa del espacio.

Pero con un poco de ingenio y una distribución adecuada, podemos crearnos un vestidor en una pequeña habitación. A continuación te damos algunos consejos.

En primer lugar, tienes que quitarle un poco de espacio a tu dormitorio. Además, necesitas añadir al fondo de armario de 60 cm. otros 70 cm. que podrás usar para vestirte.

Para poder verte completamente iluminada lo mejor es que te pongas un foco empotrado en el techo, a unos 35 cm. de la puerta.

Lo que no puede faltar en un vestidor es, sin lugar a dudas, un espejo de cuerpo entero. Lo puedes colocar tanto en el armario como en la puerta o, simplemente, dejarlo a la vista.

Como disponemos de poco espacio para crear nuestro vestidor, lo mejor es poner puertas correderas, tanto en la puerta de acceso como en los módulos de armario. Otra opción es colocar paneles de madera, vidrio, papel o tela. Para una separación más ligera, coloca unas cortinas o unos estores.

Como es preferible que el calzado esté siempre separado de la ropa, puedes aprovechar el espacio e incluir soportes inclinados o verticales a modo de zapatero.

Para hacer de tu nuevo vestidor un lugar cómodo puedes añadir una banqueta, indispensable a la hora de calzarte. También puedes colocar un perchero, muy útil para tener la ropa que vas a ponerte el día siguiente siempre preparada.

Aunque si el espacio no nos lo permite, siempre podremos prepararnos la ropa durante la mañana y sentarnos en la cama para ponernos los zapatos