Cómo limpiar suelos de vinilo
Hace un par de días escribí un artículo sobre los suelos de vinilo, principalmente cómo se coloca, y hoy me gustaría centrarme en las labores de limpieza y mantenimiento más adecuadas para que siempre estén en perfecto estado. Es un suelo que está muy de moda y aporta un toque muy especial, así que seguro que tarde o temprano lo pones en alguna estancia de tu casa.

Al ser un suelo muy versátil, es perfecto para utilizar en salones, cocinas, cuartos de baño, oficinas, hospitales… Todo un mundo de posibilidades ya que hay varios diseños y lo cierto es que en cualquier lugar queda bien si lo sabes elegir. Pero vamos a lo que realmente nos ocupa hoy: cómo limpiarlo.

Importancia de la limpieza

Las labores de limpieza son muy importantes en el suelo de vinilo, al igual que en cualquier otra superficie. Si lo cuidas correctamente, no solo te durará mucho más tiempo sino que se verá mucho más bonito, lo que a nivel estético repercutirá en la decoración y el aspecto de toda la estancia en la que se ubique.

¿Cómo hacerla?

El suelo de vinilo es muy resistente al agua, pero hay que tener cuidado porque tampoco vamos a echarle un montón de agua e inundarlo, que eso sí que puede suponer un problema. Especialmente atención al agua si el suelo no está puesto de manera perfecta, ya que podría colarse por su interior y estropearlo todo. Antes de empezar con las labores de limpieza es importante saber si hay algún relieve o rugosidad, ya que se haría de forma mucho más cuidadosa.

Cómo limpiar suelos de vinilo
No utilices productos que sean agresivos, como por ejemplo lejía, disolvente, cetonas o agua fuerte, ya que pueden dañarlo. Lo mejor es hacer la limpieza con un aspirador o una fregona, poniendo en este caso agua templada y añadiendo un poco de jabón neutro para pasarla por todo el suelo. Tienes que exprimir mucho la fregona para que no suelte agua y se pueda limpiar correctamente.

Cómo limpiar suelos de vinilo
Nunca pongas cera, bajo ningún concepto, ya que el vinilo es un material que no permite ese producto, por lo que se estropearía prácticamente al instante.

A tener en cuenta

Otra cuestión importante a tener en cuenta, más allá de la limpieza, es que no es recomendable que esté expuesto a una fuente de calor, ni teniéndola encima (calefacción, estufa, etc.) ni tampoco estando en una zona en la que hace mucho calor o recibe rayos del sol durante muchas horas al día.