Cómo pintar la cocina
La cocina es una de las estancias más importantes de la casa, en la que pasamos mucho tiempo cada día preparando la comida, comiendo o incluso de charla tomando un café. Hay muchos hogares que siguen conservando esa fantástica tradición de reunirse en la cocina en cualquier momento del día, y sin duda es mucho mejor que dejar de lado esta estancia y prácticamente no utilizarla.

Especialmente si la utilizas mucho, es importante que la cocina tenga un aspecto renovado, así provoca mejores sensaciones cada vez que estés allí. Una de las opciones que tienes para decorar la cocina es pintarla, especialmente si quieres evitar los típicos azulejos, o si los tienes pero quieres apostar por algo diferente. Toma nota de unos cuantos consejos para pintar la cocina y verás que consigues excelentes resultados.

Limpiar las paredes

Cómo pintar la cocina
Lo primero que tienes que hacer es limpiar las paredes y superficies de la cocina, especialmente las partes en las que haya manchas de grasa. Una forma muy eficaz de hacerlo es utilizar un producto de limpieza potente o bien un jabón sódico. Después de aplicarlo, utiliza agua caliente para eliminar cualquier residuo antes de que se seque.

Prepara la cocina

Después de la limpieza tienes que preparar la cocina para pintarla, cubriendo las partes en las que no quieres que caigan manchas de pintura pero que hay riesgo de que así sea. Por ejemplo, si pintas la pared de la encimera, cubre ésta para que no pueda mancharse. Es recomendable también tapar electrodomésticos y el suelo, que siempre suele haber salpicaduras.

¿Cómo se pinta?

Tal y como se recomienda hacer en cualquier otra estancia, debes empezar a pintar desde el techo hacia abajo, así las gotas de pintura caen en superficies que aún no se han pintado. Si lo hicieras al revés, esas gotas caerían en una zona que ya pintaste, por lo que habría que repasar. En el techo puedes utilizar pintura vinílica ya que no se limpia con mucha frecuencia, pero para el resto es recomendable pintura especial para cocinas, que es resistente y lavable.

Cómo pintar la cocina
Lo más habitual es utilizar un rodillo para pintar las paredes, y cuando llegues a las esquinas o partes más difícil, lo mejor es una brocha. Si vas a pintar las puertas de los armarios, es recomendable quitarlas primero, así el trabajo será más preciso. Debes limpiarlas antes de empezar para que la pintura se adhiera bien y no haya restos de ninguna sustancia.

Cómo pintar la cocina
Como ves, pintar la cocina no es nada difícil, y te aseguro que no lleva mucho tiempo. Elige los colores y anímate, verás que te encantan los resultados.