Cómo pintar los marcos de las ventanas
A la hora de pintar en casa, hay que tener cuidado de no estropear elementos que estén en esa zona pero que no quieras pintar. Por ejemplo, es muy importante saber cómo pintar los marcos de las ventanas sin que la pintura vaya a las propias ventanas o a la pared. Es una zona algo díficil de pintar si no sabes hacerlo, pero siguiendo los pasos adecuados conseguirás hacerlo sin problemas.

Antes de comenzar con la pintura en sí, hay que preparar la zona, especialmente cubriendo la pared y la ventana para que no se manche de pintura. Conviene revisar el pronóstico del tiempo para asegurarte de que no va a llover, ya que tendrás que dejar las ventanas abiertas un buen rato para que se puedan secar al aire libre. Lo recomendable es pintarlas por la mañana, así estarán todo el día y será suficiente para que se sequen.

¿Cómo pintar los marcos?

Lo primero que tienes que hacer es aplicar una capa de imprimación en los marcos, así la pintura se fijará mejor y quedará más bonita. Quita los pestillos y tiradores antes de la imprimación, y si te has dejado algún accesorio, quítalo o bien cúbrelo con cinta de enmascarar o embalar. No te preocupes si manchas los cristales, ya que la pintura es fácil de quitar con una espátula cuando se seca.

Ya puestos en la faena de pintar, empieza por las llamadas barras de acristalamiento, que son los marcos que sostienen y separan los paneles de vidrio. Pinta primero las partes horizontales y después las verticales. Sigue con los travesaños, que es la parte horizontal del marco en la parte superior e inferior del bastidor de la ventana. Es la parte que contiene las ranuras que sostienen los cristales.

Cómo pintar los marcos de las ventanas
Cuando hayas finalizado con los travesaños, procura que la pintura tape un poco el marco hasta el cristal, así se formará un sello que impida que el material de relleno o masilla se seque, siendo más eficaz en su función de agarrar el cristal con seguridad.

Lo último que tienes que hacer es pintar el marco y el alféizar de la ventana, aplicando al menos dos capas de pintura en cada una de esas partes y dejando tiempo sufienciente para que se seque bien entre una y otra. Por último, cuando todo se haya secado ya puedes colocar los pestillos, tiradores y todos los accesorios que retiraste al principio para pintar con comodidad.