Cómo poner un espejo en el baño
Si hay un lugar de la casa en el que es imprescindible tener un espejo, ese sin duda es el cuarto de baño, ya que allí es donde más necesitaremos mirarnos mientras nos lavamos los dientes, nos maquillamos, nos depilamos o nos ponemos alguna crema. Además, un espejo le puede aportar una gran luminosidad al cuarto de baño, especialmente si encima de él le ponemos un pequeño foco.

Hoy en día hay multitud de espejos con diferentes diseños, formas y tamaños para que puedan adaptarse a cualquier espacio. Además, es muy fácil colocarlos y no necesitas que lo haga un profesional, con que tengas algo de maña es suficiente. A continuación te daré unos consejos para colocar un espejo en el baño:

– Lo primero, las herramientas que vas a necesitar para poder hacerlo son un taladro, un destornillador, un nivel y un metro.

– Mide con el metro la altura a la que quieres poner el espejo. Esta medida puedes tomarla con respecto al suelo suelo o al techo, dependiendo de a qué altura lo quieras o cómo te sea más cómodo tomarlas.

– Marca en la pared los puntos de soporte del espejo utilizando el nivel para asegurarte de que queda totalmente recto.

– Haz los agujeros con el taladro y utiliza la broca adecuada para el taco que vas a poner en la pared. Esto es muy importante porque cuanto más se ajuste a la medida más fijación tendrá.

– Si el espejo tiene luz deberás conectar los cables a la toma de corriente utilizando el destornillador y una regleta. Es recomendable que desconectes el cuadro de la luz antes de hacer esto para evitar un corrientazo.

– Ahora ya podrás colgar el espejo.

– Si quieres añadirle una balda en la parte inferior podrás hacerlo después de ponerlo y con unas sujecciones que hay especiales para ello.