Cómo preparar el techo antes de pintarlo
Cuando tomas la decisión de pintar una parte de tu hogar, debes tener en cuenta diversos aspectos para poder sacarle un mayor partido al trabajo y que te quede lo mejor posible. Aquí solemos dar muchos consejos sobre todo lo relacionado con la decoración del hogar, y hoy me gustaría darte las recomendaciones oportunas si quieres pintar el techo.

Antes de realizar cualquier trabajo de estos es importante preparar la superficie, pero en el caso del techo lo es mucho más ya que de lo contrario podrías no conseguir lo que deseas. En los techos suele haber grietas y desconchones, y todo eso hay que arreglarlo antes de empezar a pintar, dejarlo todo bien rasito para que la pintura quede equilibrada y se vea bien.

Grietas y desconchones

El primer paso es localizar las partes que están estropeadas y haya que reparar. Utiliza una espátula para raspar los agujeros y fisuras, así retirarás la pintura vieja que esté cayendo, mal adherida o desconchada. Si son grietas o agujeros con profundidad, utiliza una masa de rellenar para tapar y sellar bien. Esto se hace humedeciendo con una brocha y metiendo la masa, así de fácil. Deja que seque y después lija para que la superficie quede nivelada, retirando lo que sobre de la masa.

Cómo preparar el techo antes de pintarlo
Hay veces en las que las grietas son muy gruesas y, una vez que las tapes, se volverán a abrir, así que en ese caso hay que reforzar el sellado con calicó, que es un apósito de tela de vidrio que debes colocar después del sellador. Presiona sobre ella con una espátula para asegurarte de que la masa penetra bien en la venda y deja secar. Después deberás poner otra capa de sellador para tapar la venda y lijar para quitar irregularidades.

Limpieza

Si ya has hecho lo anterior, o bien si el techo no tiene ninguna irregularidad, toca limpiar para quitar el polvo acumulado y cualquier resto de suciedad. Será suficiente con pasar la aspiradora o bien darle un cepillado, siendo muy importante hacerlo en esquinas y uniones entre paredes, que es donde más se acumula. Si es el techo de la cocina, ten en cuenta que la limpieza será más profunda ya que habrá restos de grasa.

Si el techo es de hormigón, se puede utilizar jabón con agua caliente. Si es de yeso, lo mejor es que la limpieza sea en seco. En cualquier caso, si vas a humedecer el techo para limpiarlo, es indispensable que lo dejes secar bien antes de poner la pintura, varias horas para asegurarte de que no queda nada de humedad en ninguna parte.