Cómo preparar las paredes antes de empapelar
Ya sabes que el papel pintado es una magnifica solución para revestir las paredes de forma fácil y sencilla, además de económica. Por si fuera poco, gracias a los papeles pintados se pueden ocultar determinados defectos que con la pintura resultaría prácticamente imposible.

Hace unos días te dimos algunos consejos a tener en cuenta antes de empapelar las paredes. Pues bien, hoy queremos entrar aún más en materia y hablarte sobre cómo preparar las paredes antes de colocar el papel pintado. ¿Nos acompañas?

En paredes ya empapeladas

Por mucha calidad que tenga el papel pintado, no podrás pegarlo directamente sobre cualquier pared. Antes de nada deberás procurar que la superficie esté en buenas condiciones para evitar problemas tanto a la hora de colocar el papel como en el futro. Así, si la pared ya está empapelada, tendrás que retirar el papel viejo por completo. Aunque se trata de una tarea bastante trabajosa, después el empapelado será más sencillo y quedará mucho mejor.

Cómo preparar las paredes antes de empapelar

Retirar restos de papel

Para retirar los restos de papel puedes utilizar espátulas o rasquetas. Te recomendamos que limes los extremos de estos utensilios para redondearlos y, así, evitar que se claven en la pared. Lo normal en estos casos es que se produzcan golpes y agujeros, así que tendrás que rellenarlos con pasta tapagrietas, que una vez seca deberás lijar.

Facilitar el agarre

Para facilitar el agarre de la pared, es buena idea que des una mano de fijador de látex rebajado con agua en la proporción que indique el envase y dejar secar 24 horas antes de empezar a empelar. Y si la pared ha sido demasiado lijada y suelta polvo, o presenta un agarre deficiente, lo mejor es que apliques una mano de selladora acrílica antes de empapelar.