Cómo quitar el papel pintado
El papel pintado es uno de los mejores recursos para decorar de manera sencilla y elegante cualquiera de las estancias del hogar. Sin embargo, puede que con el tiempo nos cansemos de ver siempre lo mismo o sencillamente necesitemos hacer una importante reforma en las paredes del hogar y queramos deshacernos de él… Pero, ¿cómo hacerlo?

Tranquilo, porque aunque puede ser una tarea algo pesada y no demasiado agradecida tampoco se puede decir que sea del todo difícil de realizar.

Debes hacerte con un cubo con agua caliente y una esponja, básicamente. Comienza por uno de los extremos de la pared, frotando de forma no demasiado brusca sobre la parte superior con la esponja mojada en agua caliente, y ve retirando el papel de forma suave y progresiva.

Cómo quitar el papel pintado
Si crees que te facilitará la tarea puedes ayudarte con una espátula. No obstante, ándate con cuidado con los objetos punzantes porque podrían dejar antiestéticas marcas en la pared que serían difíciles de ocultar para la próxima decoración, sea pintura u otro papel pintado.

Existen también algunos productos de temple especialmente útiles para remover el papel pintado antiguo de la pared. Disuelve un poco en el agua caliente del cubo y aplícalo con el rodillo o con la esponja; verás cómo es más fácil que se disuelva la cola que hay en el papel y así se facilita la tarea.

Sin embargo, este proceso muy probablemente reblandecerá el yeso de la pared, por lo que debe dejarse secar todo el tiempo necesario antes de realizar ningún otro trabajo en la pared.

Para acabar de preparar la pared debes lijarla; así te asegurarás de que no haya en ella restos del papel anterior o pegamento y podrás volver a pintarla o cubrirla con el nuevo papel.