Cómo reducir el gasto de luz en el hogar
Cada vez que al abrir el buzón encontramos la factura de la luz el susto nos viene al cuerpo, y es que con la subida de los precios y la cantidad de energía que gastamos en el hogar siempre acabamos llevándonos un buen susto al abrir esta carta.

Sin embargo, conseguir una reducción en los gastos de la factura está solamente en tus manos, pues unas cuantas elecciones acertadas y unos buenos hábitos bastarán para que notes los resultados.

Para empezar, la elección de algunos de los elementos de nuestro hogar puede tener repercusiones en nuestro gasto final. Los electrodomésticos, por ejemplo, son una de las cosas que más gasto de luz produce en el hogar, por lo que lo mejor que puedes hacer cuando los renueves es hacerte con algunos de la clase A++; estos electrodomésticos son un poco más caros que el resto, pero merece la pena adquirirlos para tener un menor consumo. Las cocinas de inducción son también un buen recurso para ahorrar, y es que consumen menos que las cocinas y las vitroceramicas tradicionales.

Utiliza bombillas de bajo consumo y controla muy bien el tema de las luces en el hogar, acostumbrando a cada uno de los habitantes a apagar siempre las luces de las habitaciones que no se están utilizando.

Además de escoger los electrodomésticos de menos consumo del mercado también debes saber cómo hacer un buen uso de ellos. Utiliza los aparatos de lavado como el lavavajillas, la lavadora o la secadora con sus cargas máximas para no tener la necesidad de hacer tantas coladas y por tanto ahorrar energía. Si pones el agua de lavado a temperaturas de unos 40º (en vez de 60º) también conseguirás ahorrar hasta un 50% de energía.

Haz también un uso responsable del frigorífico, abriéndolo el mínimo de veces y durante el tiempo justo y necesario para tomar lo que necesitas.