Cómo renovar un puf de mimbre
Los pufs son un elemento que se ha convertido en imprescindible en multitud de hogares, tanto por motivos funcionales como estéticos. Tener uno aporta un toque muy original a cualquier estancia, especialmente el salón, y hay tanta variedad que actualmente seguro que encuentras unos cuantos que se adaptan perfectamente a cualquier estilo decorativo.

Los hay de diversos materiales, y hoy me gustaría centrarme en los de mimbre, que son de los más bonitos que puedes encontrar. El problema que tiene el mimbre es que con el paso del tiempo se va desgastando, especialmente si está en un muebles que se utiliza mucho, por lo que sería ideal tener alguna idea para restaurarlo.

Pintarlo para renovarlo

La mejor solución para darle un aspecto totalmente nuevo, original y llamativo a un puf de mimbre es pintarlo. Incluso, es una solución perfecta para todo tipo de muebles de mimbre, por pequeños o grandes que sean. Su proceso es muy sencillo, y verás que en un momentito lo haces.

Cómo renovar un puf de mimbre
En primer lugar, no es necesario utilizar una pintura especial, sirve prácticamente cualquiera. Es importante que sepas que el mimbre absorbe mucha pintura, por lo que tendrás que darle al menos tres capas para lograr un resultado que realmente merezca la pena. Puedes pintarlo todo de un color o bien hacer una combinación de varios, por ejemplo en rayas horizontales.

Si pones solo un color, es tan sencillo como pintarlo todo, capa tras capa. Si eliges varios colores, tampoco debes aplicar ningún método especial, ve línea por línea hasta completarlo todo. No te obsesiones con que cada franja quede perfectamente medida, te quedará mucho más personal si se ve un poco más “por aquí que por allá”. Además, si te pasas puedes corregirlo con la pintura del otro color.

Recomendaciones

La composición y distribución del mimbre hace que la pintura se cuele mucho por sus huecos cuando lo pintas, así que debes aplicar mucha en cada pasada, pero con cuidado no te vayas a pasar y te quede todo con chorretones. Cubre bien el suelo para que no se estropee. Por último, si antes de empezar ves que el mimbre tiene algún desperfecto, lo mejor es repararlo antes de pintarlo. Utiliza masilla para madera y no pintes hasta que se haya secado por completo.